La puja entre salvar una vida y mantener la disciplina militar

Eva Halac codirige su obra “La voluntad” junto a Daniela Villalba, con un contexto histórico

02 Sep 2017
2

PROTAGÓNICOS. Sergio Domínguez y Noé Andrade interpretando a sus personajes en “La voluntad”. Prensa Ente Cultural.-

ESTRENAN HOY

• A las 22 en la Casa de la Cultura Catalina Albarracín de Suárez de Tafí Viejo (avenida Alem 753). La entrada es libre y gratuita.

Es el 25 de Mayo y se lo celebra en un fortín de frontera, en medio de la Campaña del Desierto. A ese lugar perdido y olvidado por todos llega una actriz extranjera para protagonizar “Hamlet”, pero sus planes cambian cuando conoce a un soldado a punto de ser fusilado por desertor. Decide interceder por su vida, en desafío a las leyes y a la disciplina militares, en un enfrentamiento cultural y social con la manifestación del poder.

Eva Halac estructura su obra “La voluntad” a partir de ese hecho. La dramaturga y directora comparte la conducción del elenco del Teatro Estable de la Provincia con Daniela Villalba. Las actuaciones son de Noé Andrade, Sergio Domínguez, Nelson Alfonso, Sergio Aguilar y Facundo Vega Ancheta. El texto se estrenará esta noche en Tafí Viejo, en el comienzo de una gira por toda la provincia que concluirá en la capital en dos meses.

La autora partió de hechos reales para dejar volar su ficción. “Cuando Sarah Bernhardt vino a la Argentina con su compañía, había una peste en Buenos Aires y le recomendaron ir al sur”, recuerda. A ello sumó “La guerra del malón”, un libro del comandante Manuel Prado en el que describía el desastre organizativo de la Campaña del Desierto, sin recursos ni motivación, con hambre y situaciones extremas. De la interacción de los dos elementos nació la obra.

“No me centro en la historia de la víctima ni del personaje que está a la deriva y sometido a las decisiones ajenas -explica la autora-, porque no me interesan las obras que tienen una posición tomada, sino las que plantean argumentos honestos y de peso. Quiero dejar interrogantes que deba resolver el público”.

A la hija de Ricardo Halac (uno de los principales escritores teatrales del país) no le pesa el apellido: “tengo una muy buena relación con mi padre y con mi madre que es titiritera, por lo que no tuve elección y me dediqué al teatro (ríe); pero hacemos cosas muy distintas a la hora de escribir, con la diferencia generacional”.

Sangre sobre sangre

“Hay temas universales que abordo en ‘La voluntad’, como conquista sobre conquista y sangre sobre sangre. Me interesó el enfoque que había de la cultura como algo extranjero, con la autoridad de lo que viene de afuera y con una psicología colonial que atacaba el desarrollo de una identidad nacional. El teatro europeo estaba relacionado con su propia coyuntura social y política, y recibíamos ese caudal cuando acá todavía estábamos levantando los ranchos y había que forjar un mito y definir una idea de organización social”, señala.

Sobre la experiencia que comenzará esta noche destaca que disfruta de trabajar con actores sin acento porteño y en pueblos del interior provincial (“lo periférico tiene una relación muy diferente a las culturas centralistas en cómo se entienden las ideas, pero el público es el mismo siempre y no hay que subestimarlo ni facilitarle las cosas con puestas didácticas”, afirma), en su primera contacto con Tucumán.

La codirección con Villalba salió de una propuesta suya: “me parecía lo justo para los actores porque yo iba a estar yendo y viniendo, y además me enriqueció bastante, porque Daniela es una persona con mucho criterio y capacidad”. “Tiene algo de epifanía estrenar este texto tan cerca de la Casa Histórica”, agrega.

Si bien la protagonista y las dos directoras son mujeres, Halac no cree que haya una visión de género. “Más bien creo que hay un conflicto entre la sensibilidad masculina y la femenina -advierte-; con argumentos fuertes sobre la grandeza de la Nación por parte del comandante ante la visión poética de la actriz que pide por una vida. Son dos maneras de sentir el mundo, con sus respectivas lógicas”.

› una trayectoria premiada
Eva Halac escribe y dirige teatro, y fue discípula de Agustín Alezzo y de Ricardo Monti. Recibió los premios ACE, María Guerrero, Clarín, Pregonero y Teatro del Mundo, entre otros. Es la autora de “Café irlandés”, donde los protagonistas son Rodolfo Walsh y Tomás Eloy Martínez.
› Una trayectoria premiada
Eva Halac escribe y dirige teatro, y fue discípula de Agustín Alezzo y de Ricardo Monti. Recibió los premios ACE, María Guerrero, Clarín, Pregonero y Teatro del Mundo, entre otros. Es la autora de “Café irlandés”, donde los protagonistas son Rodolfo Walsh y Tomás Eloy Martínez.

Comentarios