Todavía es más cara la luz en Tucumán que en Buenos Aires

El valor de lo que paga un usuario tucumano es “plenamente local, pero con algunas imposiciones nacionales”, plantean los factores de la actividad. Señalan que las asimetrías que aún existen respecto de los clientes del área metropolitana bonaerense comenzarán a achicarse a partir de febrero.

22 Ago 2017

La tarifa de los servicios públicos no ha quedado exenta del debate electoral previo a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). De hecho, nuestros lectores se hicieron eco acerca del discurso que barajaron los precandidatos respecto del modo en que se determina el costo del servicio de electricidad para los usuarios, además de las asimetrías existentes, por ejemplo, con los clientes que residen en Buenos Aires. Lejos de la pasión proselitista, aquellos interrogantes pueden contestarse sobre la base de lo que los distintos actores del sector contestaron: “la tarifa es plenamente tucumana, pero contiene ciertas imposiciones nacionales que tienen casi el mismo peso en el valor final”. Párrafo aparte, y con no menor incidencia, están los impuestos. De hecho, la carga fiscal representa cerca del 40% del total de la facturación básica, de acuerdo con las boletas que distribuye la Empresa de Distribución Eléctrica de Tucumán (EDET).

El 60% restante del costo del servicio responde a factores endógenos (costos propios de la prestación del servicio como los salarios, los equipos y los materiales) y exógenos, que corresponden a la energía, el transporte y la generación aislada (por ejemplo, la prestación en zonas alejadas de las redes como Amaicha del Valle, donde se usan máquinas diésel, pero que inciden en la tarifa por una cuestión solidaria). A ello hay que agregarle los precios estacionales, energía y transporte y costos de abastecimiento externo.

Ahora bien, ¿por qué un usuario que reside en el área metropolitana de Buenos Aires paga un servicio que resulta hoy menos costoso que en Tucumán? A esta pregunta, la distribuidora y el Ente Regulador de Servicios Públicos de Tucumán (Ersept) se remiten a la resolución 63/2017 del Ente Nacional Regulador de Energía (ENRE). Según esa disposición, “con relación a la aplicación de la nueva estructura y cargos tarifarios, el Ministerio de Energía entiende oportuno y conveniente instruir al ENRE a limitar el incremento del Valor Agregado de Distribución (VAD)”, que surge como resultado del proceso de la Revisión Tarifaria Integral (RTI) que se aplica desde el 1 de febrero pasado. En otras palabras, los usuarios de Buenos Aires pagan un 42% del VAD vigente, mientras que el resto lo abonarán en dos etapas: en noviembre próximo y en febrero del año que viene. No obstante, esa gradualidad será absorbida por el usuario de Edenor y de Edesur recién a partir del 1 de febrero de 2018 y en 48 cuotas. Entonces, podría llegar a producirse una equiparación en la tarifa metropolitana respecto del interior del país.

Respuestas del Ersept

Consultado por LA GACETA, el vocal del ente regulador provincial, Santiago Yanotti, respondió algunos de los interrogantes planteados:

1- ¿Cómo se construye la tarifa de electricidad?

- Con generación, distribución y comercialización. O abastecimiento, transporte y distribución. La generación es libre, no está regulada. Cualquier persona puede generar y ofrecer su energía. Se hace una lista por precio, de menor a mayor, según lo ofertado y se empieza a comprar. A medida qué hay mayor demanda de energía se compra a los generadores más caros. Esa es la razón por la cual a mayor consumo mayor precio. La generación es libre pero la venta de energía recae en el gobierno nacional, a través de Cammesa o con contratos particulares. El transporte consiste en la operación y mantenimiento de las líneas de alta tensión y las estaciones transformadoras. Está a cargo, en el NOA, de Trasnoa; empresa controlada por el ENRE. La distribución es en baja tensión, los cables urbanos que vemos por todos lados. Está cargo de EDET y es controlada por el Ersept. La tarifa de distribución es el costo eficiente de las obligaciones de EDET más una tasa de rentabilidad regulada -la ganancia- que está por abajo del 9%. Es una de las más bajas del país. El precio abastecimiento y transporte lo decide el gobierno nacional. El de distribución, el Ersept.

2- ¿Cuál es la diferencia que existe en Tucumán con respecto a la tarifa de la provincia de Buenos Aires y de la Capital Federal?

-El precio de abastecimiento y transporte es el mismo; esa es la primera gran diferencia a partir de 2015. Hasta que asumió Mauricio Macri, las jurisdicciones eficientes pagaban, como incentivo, más barata la energía. Tucumán es una jurisdicción exportadora de energía, tiene los niveles de pérdidas más bajos del país y no le debe nada a Cammesa. Antes se reconocía esto con un menor precio, ahora pagamos todos lo mismo. Pero, básicamente, todos los argentinos subsidiamos el 58% del costo de distribución en el área metropolitana.

3- ¿Por qué el incremento de la tarifa de luz fue tan marcado?

-Porque desde que asumió Macri pasamos de pagar $ 84 el mw/h (megavatio/hora) a $ 630. Está previsto que llegue a $ 1.300 hasta 2019. De cada $ 10 que paga un tucumano, entre $ 6 y $ 8 son por disposiciones nacionales (lo cual incluye el IVA). Depende del consumo y la categoría de usuario.

4- ¿Cuál es el rol de Ersept en la construcción de la tarifa eléctrica?

- El Ersept analiza los costos de EDET y distribuye los que el gobierno nacional impone entre las distintas categorías de usuarios. Se prioriza la accesibilidad al servicio de la mayoría de los usuarios, por lo que los primeros kilowatts son los más baratos.

Aún está pendiente de aplicarse los aumentos tarifarios aprobados para Edesur y Edenor. Luego se equipararán con el resto de los distritos.

“Hay falta de federalismo”

Fodecus pide la revisión de la tarifa social

De acuerdo con las estadísticas de la Empresa de Distribución Eléctrica de Tucumán (EDET), el 37% de los usuarios residenciales de la provincia goza de la tarifa social (unos 163.600 casos). Más de la mitad de esos clientes perciben alguno de los beneficios que abaratan el costo del servicio. No obstante esa situación, la Federación de Defensa de los Consumidores y Usuarios (Fodecus) considera que el régimen de tarifa social, tal como está planteado, “resulta una burla”, indica su titular José García. Según el dirigente social, tiene que haber un replanteo, por parte de los organismos que intervienen en el sistema, con el fin de flexibilizar el alcance. García, por ejemplo, cuestionó la exclusión que realiza el Ministerio de Energía respecto de aquellos que posean un vehículo automotor de hasta 10 años de antigüedad. “En muchos casos se trata de trabajadores que usan ese auto como herramienta de trabajo. Y también está la situación de aquellos que alquilan un local para realizar su emprendmiento”, argumenta. Según el titular de Fodecus, “hay falta de federalismo porque se castiga a distritos, como Tucumán, que tienen un ingreso per cápita muy por debajo que un usuario de Buenos Aires o Capital Federal”. 

Facturas con  aumentos

Empresas de energía eléctrica bonaerenses distribuyen boletas con subas del 58%

Las distribuidoras de energía de la provincia de Buenos Aires comenzaron a emitir las facturas de luz con aumentos del orden del 58% promedio que recibirán en los próximos días los usuarios del interior bonaerense y La Plata. Una fuente de las distribuidoras explicó que la facturación con las nuevas tarifas es para las empresas EDEA, EDEN, EDES y Edelap, y las casi 200 cooperativas que suministran ese servicio en los distritos del interior de la provincia de Buenos Aires. Las empresas quedaron habilitadas a aplicar el nuevo cuadro tarifario luego que la Cámara en lo Contencioso Administrativo de La Plata otorgó efecto suspensivo a un recurso de apelación presentado por el Estado contra una medida cautelar que había otorgado el juez Luis Arias y que había suspendido los aumentos. Arias había hecho lugar a un reclamo presentado por la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, que planteó la nulidad de la resolución 149 del Ministerio de Infraestructura, que autorizó aumentos promedio del 58% para las tarifas de luz. Los incrementos tarifarios impactan sobre los usuarios del Gran La Plata y del interior bonaerense, pero no abarcan a los usuarios de Edenor y Edesur, bajo la órbita del ENRE. (Télam)

Comentarios