Chicos y pantallas: seis claves para inculcar el uso responsable del celular

El rol de los padres es fundamental para ejercer un control y dosificar el tiempo de conexión.

22 Ago 2017
1

MIRADA. El excesivo tiempo frente a la pantalla tiene consecuencias.

“Los chicos vienen con un chip incorporado”. “Si no le das un celular, no te deja en paz”. “A la noche, en la cama, tiene que usar la tablet para poder dormirse...” Esas son algunas de las típicas frases que suelen subrayar muchos padres cuando justifican el manejo de dispositivo con conexión a internet por parte de sus hijos. La tecnología forma parte de los nativos digitales, incluso de los más pequeños de la casa, quienes a temprana edad comienzan a interactuar de forma natural. Sin embargo, es fundamental que los adultos tomen conciencia de la necesidad de ejercer un uso responsable de la tecnología junto con los chicos.

Un estudio de una firma internacional indica que el 70% de los niños de cinco años son usuarios activos de los teléfonos celulares. Aunque los utilicen mayormente para el entretenimiento, es un fiel reflejo del comportamiento de las nuevas generaciones: pequeños que nacen con la tecnología y aprenden a utilizarla con una rapidez superior a la de sus padres. Además, el 64% de los niños utiliza computadoras, mientras que el 54% es habitué de las tabletas.

Educar desde la familia sobre el uso del móvil es una cuestión prioritaria para la salud. Es sabido que, debido a un mal uso de estas nuevas tecnologías, los adolescentes están sufriendo trastornos de conducta, depresión o bullying escolar.

Los expertos recomiendan seis claves para lograrlo.

1) Reglas claras: es importante que el niño conozca que el uso de los celulares conlleva pautas a respetar. Por ejemplo: no descargar datos sin permiso, usar el dispositivo sólo con el permiso de un mayor y establecer horarios de inicio y finalización.

2) Dosificar su uso: prohibirlos puede ser contraproducente para el niño. Sin embargo, disciplinar su utilización ayuda a los chicos a autorregularse.

3) Dar el ejemplo: es importante que los padres no usen los celulares en momentos importantes (como las cenas familiares) para demostrarles a los pequeños que cada momento tiene su grado de relevancia y debe ser respetado.

4) Control: a usuarios más pequeños, más control de sus mayores. Una buena idea es instalar programas que filtren accesos y contenidos.

5) Compartir: no sólo se trata de dejar que el niño se divierta por su cuenta, sino poder aprovechar la oportunidad para reforzar y enriquecer el vínculo. Compartir con ellos una actividad lúdica, tecnología mediante, es también un modo de pasar tiempo con los más pequeños.

6) Vivir en el mundo real: pasar el tiempo con ellos “cara a cara” en una plaza o andar en bicicleta genera un intercambio de experiencias y emociones que tendrán un impacto positivo en su crecimiento y quedarán por siempre en su memoria.

Comentarios