Tesis a alta velocidad

Los apuros del doctor Fabio López García

21 Ago 2017
1

FABIO LÓPEZ GARCÍA. Rechazada en 1878 su tesis doctoral, confeccionó otra en un día

“Ensayo o sea dos disertaciones ligeras sobre Sociología y Economía Política”, se titulaba el folleto donde el abogado tucumano Fabio López García (1855-1926) compiló sus dos tesis doctorales. Una había sido rechazada (“La República Argentina y el sistema representativo”) y la otra aprobada (“El crédito ¿es o no capital?”). En el prólogo, expone una tan curiosa como ilustrativa anécdota, acaecida en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, en julio de 1878.

El día 25 tenía que presentar la tesis impresa. El 19, para ganar tiempo, rogó al profesor que leyera la parte ya redactada, mientras él seguía escribiendo la faltante. El 22, el profesor le dijo que no podía aceptar la tesis, “por razones que expondría a su tiempo”. Entonces, le pidió que pusiera eso por escrito, a fin de poder apelar ante la Facultad. Pero el profesor se negó.

López García cuenta: “Me puse a las dos de la tarde a escribir otra tesis sobre otro ramo, con la idea de no comer ni dormir hasta no concluirla. Felizmente comí y dormí a mis horas como no lo esperaba, y al otro día estaba con el visto bueno del profesor, y minutos después en la imprenta, cuyo galante regente me prometió terminarla para el día deseado”.

Concluía: “esta es la pobre historia de mis dos pobres trabajos, que vais a leer, querido lector”.

Así, López García se doctoró y desarrollaría luego una destacada carrera pública. En Tucumán, fue senador, constituyente de 1884, juez del Crimen y miembro del Superior Tribunal de Justicia. El Jujuy, se desempeñó como intendente municipal, diputado, constituyente, ministro de Gobierno y diputado nacional por esa provincia. Tucumán lo eligió también diputado nacional para 1896-1900. Sería luego interventor federal en Catamarca, juez y vocal de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal, hasta su muerte.

Comentarios