¿Libros o juguetes?

20 Ago 2017
1

Por Julio Ricardo Estefan - Para LA GACETA - Tucumán

Hace un par de años leí un estudio sobre juguetes electrónicos realizado en Estados Unidos por un par de especialistas. Llega el día del niño y ellos nos acosan pidiéndonos estos artilugios tecnológicos. Obvio, es lo que más les llama la atención. Sin embargo, quisiera resaltar algunos de los resultados que estos investigadores detectaron en su estudio:

1.- Los niños vocalizaban menos mientras jugaban con aparatos electrónicos que con los libros o puzles tradicionales de madera.

2.- Las actividades digitales tienen un potencial enorme para hacer que el niño se involucre en ellas, pero es importante que el propio juego electrónico no lo deje ensimismado y aislado del entorno.

Ante estos resultados, la pregunta elemental es ¿qué regalarles en su día?

Todos los padres coinciden en que los hábitos de lectura son muy importantes para el desarrollo intelectual de sus hijos. Los resultados de una encuesta, encargada por una firma de comida rápida, indican que la mayoría de los padres entrevistados manifiestan que “la lectura favorece el aprendizaje, mejora el vocabulario y la gramática; además, un 98% piensa que estimula la imaginación y la creatividad. Adicionalmente, un 94% considera que fortalece el vínculo entre padres e hijos, aunque apenas el 56% de padres de menores de ocho años lean a sus hijos al menos una vez por semana”.

Todo es muy interesante, hasta que llegamos a la última frase: los padres no les leemos a nuestros hijos, no les pedimos que nos lean algo a nosotros, no comentamos las lecturas que tenemos, no leemos nosotros mismos salvo textos obligatorios de nuestro trabajo cotidiano, en nuestras casas no hay bibliotecas, no hay libros para niños, ni para adultos…

¿Cómo queremos, entonces, que nuestros hijos sean buenos lectores, desarrollen un pensamiento crítico, amplíen su vocabulario, sepan redactar una carta (sí, ¡todavía hace falta escribir cartas!), armen un informe en la escuela, entiendan lo que leen en historia, en lengua y en ciencias, si nosotros no leemos?

Los juguetes digitales no son malos en sí mismos, pero requieren de un mayor compromiso de nuestra parte para que los niños no se conviertan en zombis electro-dependientes.

Este día del niño, compremos un libro para nuestros hijos, leámoslo juntos, disfrutémoslo juntos. Alguna vez tenemos que empezar.

© LA GACETA

Julio Ricardo Estefan - Editor y escritor.

comentarios