Dos cámaras de empresarios de la construcción defienden la gestión de Durán

Los titulares de las cámaras de constructores destacaron la cantidad de obras que hizo el Ipvdu en la última década. “Si hay algún error, eso no le quita los logros”, sostuvieron

18 Ago 2017
1

EN EL ESTUDIO. De frente se encuentran, de izquierda a derecha, Guillermo Sobrino, Emilio Graña y Mario Nahas. la gaceta / foto de josé nuno

“Siempre hay una empresa más beneficiada que otra”, dijo Mario Nahas, titular de la delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción. “Se dicen muchas cosas... En algún caso puede ser que haya alguna que sea real... Pero escuchar opiniones en general no ayuda”, sostuvo Emilio Graña, presidente de la Cámara Tucumana de la Construcción (CTC). Estos fueron algunos de los comentarios que deslizaron en “Panorama Tucumano” quienes conducen las cámaras de constructores que trabajan en la obra pública. Guillermo Sobrino, a cargo de la Cámara de Empresarios de la Construcción Privada de Tucumán (Cecoprit), insistió en que ninguno de los asociados a su entidad tiene contacto con obras del Estado.

En el ciclo televisivo de LA GACETA, los empresarios fueron consultados acerca de las denuncias que involucran a la obra pública en la provincia. Desde hace semanas, tanto la Justicia provincial como la federal investigan presuntas irregularidades en el Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu). La polémica gira en torno a diversos elementos.

Uno de los funcionarios bajo sospecha es el coordinador de Programas Federales de la repartición, Lucas Barrionuevo, quien está suspendido mientras se lo investiga por su vínculo con los dueños de una empresa constructora que recibió contratos millonarios del Ipvdu. Además, el arquitecto Javier Zerda denunció que Barrionuevo le pidió una coima a cambio de agilizar la adjudicación de una obra. Por otra parte, el interventor del instituto Gustavo Durán admitió que la empresa de su cuñado trabaja en obras de la repartición.

En defensa de Durán

A lo largo de la entrevista, tanto Graña como Nahas optaron por destacar aspectos positivos de la gestión del actual interventor del Ipvdu. “El instituto, desde el 2003, tiene una inversión en el orden de los U$S 2.000 millones puesta y depositada en Tucumán”, resaltó Graña. “Se habla mucho de corrupción pero también es cierto que se hace mucho”, manifestó. “El ingeniero Durán es la figura del programa, si hay algún error eso no le quita los logros. La inversión que ha depositado en Tucumán es tan importante que un reconocimiento tiene que tener”, insistió.

Cuando se le preguntó por el desprestigio al que está sometida la obra pública, el empresario manifestó su opinión a través de una comparación. “La obra pública está sospechada de corrupción desde la época de los egipcios. Diría yo que la única correspondencia que tiene con el nivel de crítica tiene que ver con una actividad tradicional de las mujeres...”, dijo.

Nahas, por su parte, destacó el trabajo de Durán. “Como gestor, creo que Durán ha sido uno de los mejores gestores que ha tenido el Instituto de la Vivienda. Tengamos en cuenta que entre 2004 y 2014 Tucumán hizo cerca de 38.000 viviendas”, destacó. Se le consultó al empresario si “esta situación había beneficiado a su Cámara”. “Nos benefició mucho. Cuando asume (el ex gobernador José) Alperovich ya se sabía de la gran inversión en la parte de obra pública y llama a las empresas constructoras para que nos alistemos”, respondió.

Finalmente, Sobrino se limitó a tomar distancia de la obra pública en nombre de la cámara que representa. “Nuestra área de incumbencia es el sector privado. Mi cámara está formada por inmobiliarios, desarrolladores y estudios de arquitectura que no tienen contacto con la obra pública”, declaró.

"Nadie nos informó de un pedido de coimas"

Los titulares de las cámaras de constructores negaron tener conocimiento de presuntas irregularidades en torno a la obra pública. Además, opinaron que es la Justicia quien debe investigar ante denuncias por supuestos ilícitos.

En “Panorama Tucumano” se consultó a distintos empresarios de la construcción sobre la polémica en torno al Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu). La Justicia federal y la provincial están investigando diversas irregularidades en la repartición (se informa por separado).

Mario Nahas, titular de la delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción aseguró que en su entidad no recibieron ningún tipo de denuncias. “Desde la Cámara, ningún asociado nuestro se acercó a las autoridades para informar un pedido de coima. Nunca vamos a avalar una situación así y tenemos asesores letrados que podrían conducir para restablecer el orden si algo así sucediera”, sostuvo.

El presidente de la Cámara Tucumana de Constructores, Emilio Graña, se manifestó en idéntico sentido cuando se le preguntó si alguna vez un funcionario le pidió una coima. “No. Si me la hubieran pedido hubiera tenido que actuar como corresponde. Haciendo la denuncia”, respondió.

Además, dijo que celebraba que la Justicia esté investigando las presuntas falencias en la repartición que conduce el interventor Gustavo Durán. “En el caso éste (del Ipvdu) donde aparentemente están en duda ciertas inconductas, lo que corresponde es que se investigue. Si las cosas están mal hechas lo que corresponde es que la gente que se ha desviado pague sus culpas”, interpretó.

Por su parte, Guillermo Sobrino (presidente de la Cámara de Empresarios de la Construcción Privada de Tucumán) coincidió con sus pares. “Me parece que lo que haya que esclarecer se tiene que esclarecer en el ámbito que corresponde. Se tienen que hacer las denuncias y tiene que actuar la Justicia”, opinó.

Comentarios