Cae un miembro de una banda cordobesa que cometía escruches

Se los encontró al rastrear el GPS de un iPhone que habían robado en Yerba Buena. Tenían un depósito de elementos sustraídos Un robo fallido permitió conocer la existencia de este grupo delictivo en Tucumán

14 Ago 2017
3

DOS MOMENTOS. Arriba, los elementos robados que tenían en la casa; abajo, el auto huyendo en Yerba Buena. AS

Un escruche fallido en Yerba Buena y el GPS de un iPhone fueron la clave para atrapar a un hombre que forma parte de una banda de cordobeses que habría estado cometiendo este tipo de robos en la provincia, en la última semana. Cuando los policías lo atraparon, advirtieron que adentro de la casa en la que se encontraba había una gran cantidad de celulares, ropa, tablets y hasta televisores que serían robados. Además, se estima que existen al menos dos cómplices, y se espera llegar a ellos a través del detenido.

Ayer la banda había elegido como víctimas a una pareja de la calle Frías Silva, que había salido a votar. Sin embargo, cuando los propietarios volvieron, los ladrones aún no habían huido. El dueño de casa notó un bolso abierto afuera de la vivienda y puso llave. Su esposa, que estaba en el fondo, se topó con los intrusos. Al escuchar los gritos, el hombre salió y se enfrentó a los dos invasores mientras pedía ayuda a sus vecinos. Estos llegaron corriendo, pero los ladrones ya habían logrado escapar tras saltar una verja. Del otro lado los esperaba un Peugeot 208 que escapó a toda velocidad, según se puede ver en la filmación que hizo un vecino. En las imágenes no se llega a ver la patente.

Según fuentes policiales, la banda sólo pudo llevarse el celular de la dueña de casa. Sin embargo, algunos familiares de la pareja comentaron que también habrían robado dinero y al menos otros dos teléfonos. Lo cierto es que el iPhone de la mujer fue la clave para hallar a los ladrones.

Lugar de acopio

Un vecino de la pareja comentó que él podía rastrear el celular robado a través de su propio teléfono. Al comenzar la búsqueda, surgió que el elemento robado estaba en una casa del pasaje Luis Sáenz Peña al 3.000, en la zona noroeste de la capital. Hasta allí se fueron el vecino, el comisario Mauro Fernández, el cabo primero Roque Cabezas y agente Jonás Santillán. Al llegar a la casa indicada, Fernández golpeó las manos y de pronto, dos hombre salieron de la casa y se subieron al techo. Uno de ellos, incluso, sacó un arma y disparó.

Los tres policías comenzaron a perseguirlos por los techos de las manzanas. Uno de los ladrones logró esfumarse; su compañero decidió volver a la casa donde ambos se encontraban y allí se logró la aprehensión. También se consiguió un hallazgo fundamental para desbaratar la banda: todos los elementos que habían allí.

En la casa no había muebles, utensilios de cocina o fotografías en las paredes: lo único que se veía era una montaña de calzado, prendas de vestir, celulares, tablets, computadoras, televisores y otros elementos, que se presumen robados.

Desde la fiscalía de turno se ordenó que el hombre atrapado continúe aprehendido hasta hoy a primera hora, cuando deberá prestar declaración en Tribunales. Por lo poco que se pudo saber de él, se trata de una persona mayor de edad, oriunda de Córdoba.

Según se estima, sus cómplices -serían cuanto menos dos: su compañero en el robo y el chofer que los esperaba- también serían oriundos de la misma provincia. Mientras se investiga el caso, continúa la búsqueda del automóvil para tratar de dar con ellos.

Comentarios