Los años oscuros en “Retratos de silencio”

El rock argentino clásico es protagonista en una obra que aborda los deseos y las necesidades juveniles durante la última dictadura militar. Otra propuesta en el género musical.

12 Ago 2017
1

ESCENA FINAL. El elenco de “Retratos de silencio”, de frente al público, en el debut realizado en El árbol de Galeano. María José Stefani los dirige.

ESTA NOCHE

• A las 22 en El árbol de Galeano (Virgen de la Merced 435).

El teatro musical tucumano tiene un espacio creciente en la actividad artística de la provincia, y se emancipó de la idea antigua y primigenia de que las producciones locales que incluían canciones estaban dirigidas al público infantil. A la cartelera de propuestas del género para jóvenes y adultos se suma “Retratos de silencio”, una obra ambientada en los tiempos de la dictadura militar.

“Estamos muy contentos de poder poner en escena en Tucumán una obra sensible que, a través de una compleja propuesta musical, nos permite hablar de temas difíciles de nuestra historia. Queremos generar un disfrute en el público, para que nos acompañe en esta propuesta de teatro y de memoria”, le dice a LA GACETA la directora, María José Stefani.

La docente de la escuela Chapeau, Teatro Musical, conduce en esta puesta a Batiah Adler De Chazal, Exequiel Arias, Guadalupe Vizoso, Constanza Venturelli, María Eugenia García y Agustín Molina. En escena está también una banda que interpreta temas del rock nacional clásico en vivo, con arreglos de María Eugenia De Chazal. Las funciones tienen lugar en El árbol de Galeano.

“Retratos de silencio” narra la historia de Pablo, un joven de Monteros que se muda a una pensión en la capital tucumana con la intención de encontrar trabajo como fotógrafo. Aparecen las perspectivas de un noviazgo incipiente y surgen nuevas amistades, que serán puestas en jaque por la atmósfera opresiva de un país atravesado por la represión y el terror. En ese marco, un grupo de amigos acomete con la tarea de hacer música y se enfrenta directamente a las realidades de ese momento histórico.

“Las actividades tan cotidianas de todo joven, como leer un libro o hacer música, son utópicas en un clima hostil y complejo de oscuridad y muerte donde lo subversivo incluye la literatura, el rock y la misma juventud -explica Stefani-. La obra está claramente ambientada en los años 70, en la época dura del Gobierno militar, para crear un contexto en el que generamos el desarrollo de historias simples y cotidianas. Sin duda, la obra aborda aspectos del amor, de la pasión, del otro; pero indudablemente, el poderoso monstruo del miedo que atraviesa la sociedad es el desencadenante en la anécdota de esta propuesta teatral”.

Encarar la propuesta como un musical fue una decisión tomada para usar ese lenguaje como herramienta de relato y de sensibilización, que también permita activar el recuerdo de los espectadores. “Elegimos canciones muy conocidas del repertorio rockero de nuestra historia. Además, pudimos meternos en las voces de quienes vivieron esas épocas, que es como convertirse en eco de ellos y de sus historias”, agrega la directora, quien elogió el trabajo espacial realizado por Aida Navajas.

Otra propuesta

En el género musical, esta noche volverá a escena la vida del astro de Hollywood en la época de oro, Charles Laughton, y de su esposa, Elsa Lanchester, en “Ni con perros, ni con chicos”. La obra de Fernando Albinarrate se presentará en el horario especial de las 21 (con motivo de las elecciones PASO de mañana) y en la sala Orestes Caviglia del Ente Cultural (San Martín 251).

La puesta está dirigida por Sebastián Fernández, e interpretada por un elenco encabezado por Andrés D’Andrea y Andrea Barbá, integrantes del Teatro Estable de la Provincia. Obra, director y protagonistas fueron elegidos finalistas por Tucumán en la primera entrega de los Premios Hugo Federal, al teatro musical.


Comentarios