Temer solicita que suspendan al fiscal general de Brasil

Planteo presidencial ante el Tribunal Supremo

09 Ago 2017
1

RÍO DE JANEIRO.- El presidente de Brasil, Michel Temer, solicitó al Tribunal Supremo (STF) la suspensión del fiscal general del país, Rodrigo Janot, quien busca llevarlo a juicio por cargos de corrupción.

El abogado de Temer, Antonio Claudio Mariz de Oliveira, justificó el pedido argumentando que Janot excedido las funciones de su cargo. De hecho, acusó al fiscal de actuar de forma “personal” en el caso contra el presidente.

“Ya se volvió público y notorio que la actuación del procurador (fiscal) general de la república, en el caso que implica al presidente de la república, viene extrapolando mucho los límites constitucionales y legales inherentes al cargo que ocupa”, señaló el pedido jurídico publicado por el diario Estado de Sao Paulo.

La demanda de 23 páginas está dirigida al juez Edson Fachin del Tribunal Supremo, encargado de la causa contra la corrupción política “Lava Jato” y responsable también por el caso contra Temer en la máxima corte del país.

El presidente fue denunciado en junio por Janot por corrupción pasiva, lavado de activos y asociación ilícita, aunque el Parlamento evitó la semana pasada que el mandatario sea llevado a juicio, negándose con una mayoría de votos a levantar la inmunidad de Temer.

Janot, sin embargo, sugirió el lunes al diario “Folha de Sao Paulo” que podría presentar una nueva denuncia contra el mandatario. En Brasil se espera que la fiscalía presente pronto más cargos contra el líder conservador, que asumió el poder en 2016 tras la destitución de su predecesora, Dilma Rousseff.

El escándalo en torno de Temer se destapó en mayo, cuando se dio a conocer una denuncia del dueño del gigante del sector de la carne JBS, Joesley Batista.

El empresario acusó al mandatario ante la Justicia de haberse beneficiado durante años del pago de sobornos por partel del grupo propietario de JBS, presentando entre otras pruebas un audio grabado de una conversación entre Temer y él. En la cinta, el mandatario parece avalar un soborno a un correligionario suyo preso por corrupción.

La denuncia contra Temer está enmarcada en el caso “Lava Jato” (”Lavado de autos”), una megainvestigación sobre la corrupción política que empezó hace más de tres años y por la que están siendo investigados o ya han sido procesados decenas de políticos.

Entre los acusados está el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), condenado recientemente a nueve años y medio de cárcel en primera instancia. La sentencia debe ser confirmada todavía en segunda instancia.

“Lava Jato” empezó como una investigación sobre una trama corrupta en el seno de la petrolera estatal Petrobras y se extiende en tanto a varias de las principales empresas del país, acusadas de sobornar a políticos para obtener ventajas en negocios con el Estado.

La denuncia contra Temer ha profundizado la crisis institucional, en un país castigado desde hace tiempo además por turbulencias económicas. El Producto Bruto Interno (PBI) brasileño se contrajo en un acumulado del -7,4% en los dos últimos años.

Temer, que asumió el poder en mayo de 2016 tras la controvertida suspensión y posterior destitución de Rousseff en 2016, tiene mandato hasta diciembre de 2018.

Después de que el Congreso rechazara la semana pasada enviarlo a juicio, se estima que Temer cumplirá el período, aunque en un escenario de inestabilidad política constante por las acusaciones de corrupción. (DPA)

En Esta Nota

Michel Temer
Comentarios