Morales dice que Jujuy reclamará al Gobierno nacional unos $15.000 millones

La lista de Cambiemos para el Bicentenario recibió ayer el último espaldarazo foráneo: el gobernador jujeño pidió el voto por el macrismo. Dijo, además, que irá a la Justicia por la coparticipación

09 Ago 2017
1

ENTRE CORRELIGIONARIOS Y COMPAÑEROS. Morales habló ayer en la Facultad de Ciencias Económicas, secundado por referentes radicales y justicialistas. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

“Los he visto quedarse bien callados la boca al ex gobernador (José) Alperovich y a (Juan) Manzur cuando debían reclamar los fondos de la coparticipación mientras gobernaba Cristina (Kirchner)”, expresó el gobernador jujeño, Gerardo Morales, durante su visita a Tucumán. El radical llegó ayer para dar un espaldarazo a los precandidatos a diputados locales por Cambiemos para el Bicentenario. En un anfiteatro de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNT, el mandatario insistió en su concepto de que Manzur reclama hoy lo que nunca antes se atrevió a exigir al Gobierno nacional. Puntualmente, dijo que el actual y el anterior gobernador jamás tuvieron el coraje de pedir los fondos que durante años le “saquearon” a la provincia, mientras que ahora hablan de una “asfixia (económica) que no es real”.

Morales, al lado de José Cano, Beatriz Ávila, Roberto Sánchez y Gonzalo Blasco (postulantes) y de la senadora Silvia Elías de Pérez, remarcó que por primera vez en más de una década hay un gobierno que escucha a las provincias y que no interfiere con la Justicia.

“Yo hablé con el presidente (Mauricio Macri) y le dije que iba a demandar al Gobierno nacional por $15.000 millones de coparticipación. Me dijo que hiciera lo que tuviera que hacer para defender los derechos de mi provincia”, señaló el jujeño, que llegó al gobierno en octubre de 2015, luego de cuatro candidaturas y de una alianza con sectores del peronismo disidente de ese distrito.

Morales se metió así de lleno en la pulseada entre gobernadores justicialistas y el Gobierno nacional. Los mandatarios temen que un reclamo judicial de la provincia de Buenos Aires obligue a la Nación a quitarles recursos a los distritos del interior en favor de la administración de la macrista María Eugenia Vidal. Ayer habló frente a los militantes radicales y de Cambiemos en un anfiteatro de la Quinta Agronómica. En su discurso, dijo que hay que tener paciencia y que está confiado de que el cambio va a llegar a Tucumán cuando Cano sea gobernador.

En este sentido, el precandidato a diputado expresó que Morales puso “proa al objetivo que deben tener los dirigentes, que es llegar a gobernar las provincias”. “La convicción es, finalmente, llegar al Gobierno para que ocurra lo que hoy está pasando en Jujuy: que quienes administraron fondos millonarios, que no le cambiaron la vida a los jujeños, hoy estén atravesando procesos judiciales”, agregó, en alusión a la detención de la dirigente kirchnerista y líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala.

Respecto del proceso electoral en marcha, Morales consideró al sistema de Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) como un buen mecanismo para dirimir las internas en las fuerzas políticas.

“Somos de los pocos partidos que convocan internas partidarias en todo el territorio nacional. No quiero meterme en temas específicos de la provincia, pero en general en toda la República Argentina el radicalismo convoca a elecciones internas”, reflexionó. Aquí en Tucumán, de hecho el Frente Justicialista es el único partido que va a internas (presenta nueve nóminas), ya que Cambiemos para el Bicentenario -alianza que integra la UCR- tiene lista única.

Al momento de hablar de la campaña y de las acusaciones cruzadas de un lado y del otro. Morales lanzó: “me dijeron que aquí el clima es muy duro; y claro, si aquí hasta se quemaron urnas”, sentenció en referencia a las anteriores elecciones de 2015 para gobernador, que debieron ser dirimidas finalmente por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Morales reiteró su opinión sobre la medida cautelar dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y acerca de sus integrantes, respecto de la situación judicial de Milagro Sala.

“Lamento que la CIDH se haya convertido en una facción de burócratas que vive en Washington y que casi han constituido un partido internacional, y está tomada por sectores populistas que no ven la realidad. Es un tema que vamos a tener que discutir en un futuro. No he visto que tengan entusiasmo ni fuerza para poner orden en Venezuela, donde mueren personas y ellos no dicen nada”, insistió.

Descartó que la líder de la Tupac Amaru de verdad esté atravesando problemas de salud graves que obliguen a rever su encarcelamiento en favor de la prisión domiciliaria. Y dijo que le parecía raro que haya ido un comité de la CIDH hasta Jujuy para ver las condiciones de detención de Sala, a quien consideró una “presa VIP”, pero que luego de haberla visitado en el penal de Alto Comedero y de haber considerado que las condiciones eran excepcionales, hayan dictado una cautelar recomendando la prisión domiciliaria.

Según Morales, cuando asumió en Jujuy “se había roto la forma de vida” porque durante 32 años el gobierno justicialista estuvo alimentado “por un esquema de impunidad que no permitía la garantía de derechos”. Así, afirmó, hoy la Justicia avanza y se están nombrando jueces independientes que investigan a la gestión del anterior gobernador, el peronista Eduardo Fellner. “Tendría que estar preso, y no descartamos que vayan presos varios ministros si los jueces hacen lo que tienen que hacer”, mencionó.

Comentarios