La huelga cívica paralizó a medias a Venezuela

La medida se hizo sentir con más intensidad en el este de la capital. En las barriadas populares abrieron los comercios. Durante el paro opositor hubo hechos de violencia que dejaron una víctima fatal y ya suman 102 los muertos en 118 días de protesta.

27 Jul 2017
1

A TRAVÉS DE LAS BARRICADAS. La lectura opositora es que soledad de las calles evidencia el reclamo del pueblo. reuters

CARACAS.- La primera jornada de la huelga de 48 horas convocada por la oposición contra el proyecto constituyente del presidente Nicolás Maduro paralizó ayer parcialmente a Venezuela. Hubo hechos violentos que dejaron una víctima fatal. Con el deceso de Rafael Vergara, de 30 años, en 118 días suman 102 los muertos.

El paro cívico es parte de una escalada de manifestaciones que desde hace tres meses ha liderado la oposición, que ve la Asamblea Constituyente promovida por el mandatario como una amenaza para la democracia.

En el este de la capital, la jornada transcurrió con bajo tránsito de vehículos y transeúntes, además de bloqueos de vías con breves enfrentamientos con la Policía. En otras zonas hubo un mayor flujo de personas al compararlo con la huelga cívica de 24 horas del jueves pasado, que registró un acatamiento del 85% en las principales ciudades, según los opositores. Maduro sostuvo que había sido un fracaso. Esa jornada desencadenó violentas protestas que dejaron cinco fallecidos.

“El silencio y la soledad de las calles evidencia el reclamo del pueblo”, dijo el vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara.

En barriadas populares como Catia se observaban comercios abiertos y el transporte subterráneo de Caracas reportaba alta afluencia de pasajeros.

La televisión estatal mostró imágenes de normalidad en empresas estatales, como la petrolera Pdvsa, mientras que adversarios de Maduro publicaban fotos en redes sociales de calles desoladas en varias ciudades de Venezuela y denunciaban detenciones por parte de la policía.

La oposición promete intensificar las protestas si el Gobierno insiste en reformar la Constitución, con la que afirman Maduro busca suprimir las elecciones -incluidas las presidenciales de 2018- y tomar el control de los poderes públicos. (Reuters)

Comentarios