La visita presidencial, lo electoral y lo institucional

26 Jul 2017 Por LA GACETA

Descortesía, intransigencia, incomunicación, falta de cordura, de unión, agresividad enrarecen el aire provincial ante la visita del presidente Mauricio Macri que ha desatado un fuego cruzado de los dos oficialismos: el nacional y el peronismo local. Se ha informado que el primer mandatario llegará hoy a Tucumán en campaña proselitista, en vista a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), que tendrán lugar en todo el país el próximo 13 de agosto.

“Nadie me habló... (la noticia) no me genera nada porque no sé nada”, dijo el gobernador Juan Manzur. Sus legisladores consideran una falta de respeto que el jefe de Estado no prevea un encuentro institucional con el mandatario local. “Actúa como si no fuera el Presidente, que representa a todos y no a un sector”, dijo una diputada.

El referente local de Cambiemos contestó las críticas: “falta de respeto es movilizar dirigentes para agraviar a la vicepresidenta Gabriela Michetti durante los actos oficiales por el 9 de Julio”. “Falta de respeto es movilizar legisladores y punteros políticos para insultar al Presidente, cuando visitaba a los afectados por las inundaciones”, aseveró. Agregó que el Presidente está en su derecho de apoyar a quien lo considere importante para su gestión.

El lunes, camiones volquetes que el gobierno nacional destinó a las comunas de Santa Cruz y La Tuna, Río Chico y Nueva Trinidad, Villa de Leales, Delfín Gallo, Santa Ana, Los Sarmientos y Gastona y Belicha no pudieron ser entregados a sus delegados comunales porque no fueron a recibirlos. El secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación dio a entender que los funcionarios habían sido presionados por el Gobierno para que no asistieran a la entrega. Estos dijeron que el acto era político electoral y que los vehículos recién les serán entregados dentro de 20 días.

Se anunció que al mediodía, el Presidente estará en la residencia universitaria de Horco Molle (Yerba Buena), donde participará de un mitin con jóvenes de Cambiemos del NOA. Pero la rectora de la UNT tampoco fue informada que usarían las instalaciones que pertenecen a la casa de altos estudios. “Nuestra Universidad no ha sido informada oficialmente de la presencia del primer mandatario nacional” y aclaró que, de confirmarse, “colaborará con el PEN para garantizar la trascendental visita” a la sede universitaria. “En este sentido nuestra Universidad ratifica su vocación de institución plural que garantiza el disfrute de sus instalaciones tanto para la comunidad universitaria como para el resto de la sociedad a la que se debe como una universidad pública, abierta y democrática”, afirmó. Es lamentable que nuestros gobernantes sigan privilegiando los intereses personales y partidarios por sobre los de la ciudadanía. Por encima de la contienda electoral, está el respeto a las instituciones. Uno podría haber dicho: “no estaba informado de la visita, pero tiene las puertas abiertas si desea visitarnos”. El jefe de Estado podría dedicar unos minutos, aunque más no fuese un encuentro protocolar. La desprolijidad es tal que la rectora de la UNT tampoco había sido informada del uso de las instalaciones de Horco Molle, pero puso la nota de cordura.

Salvo excepciones, esta realidad refleja una vez más una incapacidad para dialogar. Un país no progresa con intentos de torcerle el brazo al contrincante, sino con tolerancia, diálogo, consenso, unión tras un objetivo común, pese a las diferencias, con acciones concretas.

Comentarios