Manzanares, el contador “K”, ya está en prisión

Ayudó a los Kirchner a saltar embargos

22 Jul 2017
1

BUENOS AIRES.- Víctor Manzanares, el contador de la familia Kirchner, está desde ayer a las 13.30, alojado en la cárcel federal de Marcos Paz, catalogada como de máxima seguridad, luego de arribar a Aeroparque, desde la capital santacruceña -Río Gallegos-, custodiado por un enorme operativo de seguridad.

Con casco y chaleco antibalas, fue trasladado a los Tribunales de Comodoro Py donde el juez Claudio Bonadio lo notificó de las causas de su detención. Luego de la revisión médica y otros trámites de rigor, fue enviado a su prisión.

En Marcos Paz, Manzanares quedará a la espera de una definición, tanto del pedido de excarcelación planteado por su defensa como de la ampliación de su declaración indagatoria, en el marco de la causa “Los Sauces SA” -el nombre de una sociedad inmobiliaria de la familia Kirchner y bajo sospecha judicial-, en la que se encuentra procesado y desde el lunes último, bajo prisión preventiva.

El contador fue detenido el lunes último por orden de Bonadio, luego de que fueran detectadas maniobras tendientes a redireccionar los pagos de los alquileres de los inmuebles de esa sociedad con la presunta intención de eludir los embargos que rigen en el expediente.

Bonadio sostuvo que Manzanares envió cartas a los inquilinos informándoles que debían depositar los alquileres en una cuenta del ex gobernador Carlos Sancho, socio de la inmobiliaria del diputado Máximo Kirchner y de Osvaldo Sanfelice.

En base a ello, Bonadio dispuso el arresto y sumó la prisión preventiva el procesamiento que ya pesaba sobre el contador, como presunto organizador de una asociación ilícita que habrían encabezado la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia Kirchner, y que habría incurrido en el delito de lavado de activos.

Un acto político

El abogado Carlos Beraldi acusó al de cometer un acto “político” al mandar a detener a su defendido y contador Manzanares, para “interferir en el proceso eleccionario”. “Estamos frente a una maniobra electoral y política”, sostuvo el penalista y definió al magistrado de la causa de “juez que actúa con reparto político y en el que la aplicación de la ley ha quedado totalmente olvidada”. (DyN-Télam)

Comentarios