Expertos piden un plan integral para el tránsito en el casco céntrico

Tres especialistas apuntan a un programa a largo plazo, que contemple todo tipo de movilidad y no sólo el transporte urbano.

22 Jul 2017
1

FILAS ETERNAS. Por día ingresan alrededor de 320.000 automóviles al centro de la capital provincial, por lo que se forman embotellamientos. la gaceta / foto de Inés Quinteros orio

Que más de 450.000 vehículos ingresen diariamente al casco céntrico de la capital deriva en que el tránsito, durante los horarios pico, se convierte en un caos. En diálogo con LA GACETA, especialistas en el tema opinaron que el conflicto no tendrá solución hasta que desde el sector público no se piensen y se ejecuten ideas sostenidas a lo largo del tiempo.

Hace más de 25 años que el tránsito de la ciudad viene siendo estudiado por especialistas, pero los tratamientos que se indicaron quedaron en los papeles o se aplicaron de manera parcial.

Es por eso que el arquitecto Rafael Caminos consideró que será imposible solucionar el conflicto sin que exista una continuidad de políticas públicas a lo largo de los años. La falta de ideas claras por parte de los funcionarios confunde a la gente, opinó.

También dijo que no se puede intentar solucionar el conflicto del tránsito sin tener en cuenta otras variables, como el transporte o el uso del suelo. “No son tan sencillas las soluciones como decir ‘pongo un metrobus, pongo un nuevo modelo de transporte’”, expresó.

Opinó que tanto el sector público como el privado deberían sentarse a discutir qué tipo de ciudad se quiere tener de acá a 20 o 30 años. “Nos está faltando escucharnos. Todos queremos imponer nuestra visión”, lamentó.

Planificar es clave

En la misma linea, la arquitecta Inés González Alvo opinó que para resolver el problema del tránsito se debería implementar un plan integral que abarque todos los sistemas de transporte. “Debe existir una planificación. Todo tiene que ser pensado de manera integrada. No se pueden tomar medidas por separado. Lo ideal sería hacer una planificación con una cierta cantidad de tiempo”, sostuvo.

Una de las principales quejas de quienes circulan en vehículos por el centro de San Miguel de Tucumán durante los horarios pico es la demora que eso supone. Por ejemplo, en horario no pico, una persona andando en auto tarda alrededor de 5 minutos en recorrer 10 cuadras. Sin embargo, en horario pico, se demora -como mínimo- 20 minutos.

El miércoles pasado, durante la emisión de “Panorama Tucumano”, el subdirector de Tránsito y Transporte, Enrique Romero, anunció que se está analizando que los colectivos paren cada 10 cuadras y no cada dos. “No tendría ningún sentido. Me parece una idea muy mala. Atacar sólo a una de las movilidades no alcanza”, opinó González Alvo, quien está elaborando una tesis sobre movilidad urbana.

Por eso, opinó que se deberían utilizar otros medios de transporte como la caminata, la bicicleta y los colectivos. “Hay que apuntar a mejorar el transporte público como parte de un plan integral. Todos formamos parte del sistema de movilidad”, subrayó. Para ella, el principal desencadenante del problema es el uso intensivo de autos particulares. “El parque automor ha crecido exponencialmente y la ciudad no ha crecido. Son las mismas calles con cada vez más autos. Es inevitable el caos vehicular”, dijo.

Además, comentó que existe una idea errónea de que el automóvil soluciona la vida de las personas, cuando en realidad la empeora debido a las demoras que deben padecer al circular en él por las calles del centro.

Por su parte, el abogado Jorge Rodríguez Robledo consideró que, por un lado, quienes son culpables del problema del tránsito son las mismas personas que circulan por las calles. “Existe una enfermedad basada en la transgresión constante a las normas de tránsito”, sostuvo.

Según la Dirección de Tránsito y Transporte, las actas labradas por infracciones viales van en aumento. En 2015 fueron 32.804, en 2016 se labraron 84.827 (un 150% más que el año anterior) y en lo que va de este año ya se labraron 70.785 actas. Y calculan que serán más de 100.000 al finalizar 2017.

Sin embargo, Rodríguez Robledo advirtió que si bien es necesario que existan multas y sanciones, hay que evitar que el Estado genere una caja recaudadora. “El control está para educar y para generar prevención, no para recaudar dinero. Y si se recauda a través de las contravenciones de tránsito se lo debe volcar en señalización, educación y campañas de prevención”, apuntó.

Por otro lado, coincidió con Caminos y con González Alvo en que el caos del tránsito no tendrá solución hasta que las autoridades cuenten con una política seria al respecto.

Comentarios