Los separatistas pro rusos crearon el Estado de la Pequeña Rusia en el este de Ucrania

Proshenko, el presidente ucraniano, rechazó la proclama y dijo que sepultará el proyecto

19 Jul 2017

KIEV.- La milicia rebelde que controla desde hace tres años una de las dos provincias orientales de Ucrania, sin contar con reconocimiento de ningún país del mundo, proclamó hoy la creación de un “nuevo Estado” llamado Pequeña Rusia. A la vez, anunció que se tomarán tres años para completar la transición y consolidar la flamante entidad política.

Vestido de militar, el jefe de llamada República Popular de Donetsk y Lugansk, Alexander Zajarchenko, encabezó una asamblea de dirigentes separatistas en esa provincia oriental, lindante con Rusia, y explicó que el “nuevo Estado” no sólo abarcará las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, controladas por sus milicias desde abril de 2014, sino que también dominará sobre “otras 19 regiones” de toda Ucrania, incluida la de la propia capital, Kiev.

“Nosotros, representantes de las regiones de la antigua Ucrania, excepto Crimea, proclamamos la creación del nuevo Estado que será el sucesor de Ucrania”, anunció Zajarchenko, dejando de lado la estratégica península que Rusia ocupó militarmente y se anexó a su territorio apenas un mes antes del levantamiento separatista en Donetsk y Lugansk.

“Todos los delegados presentes votaron a mano alzada y por unanimidad a favor de la declaración política sobre la creación de Malorossía (Pequeña Rusia en ruso) con capital en (la ciudad de) Donetsk”, informaron la Agencia de Noticias de Donetsk y numerosos medios rusos, citados por la agencia EFE.

Zajarchenko explicó que crearán un comité para debatir y redactar la Constitución del “nuevo Estado”, que luego será ratificada en un referéndum.

Desde Kiev, el presidente de Petro Poroshenko rechazó de inmediato la nueva proclama separatista y, en un mensaje a la nación, prometió que “el proyecto será sepultado y Ucrania restablecerá su soberanía sobre Donbass (región minera del este del país) y Crimea”

Pese al optimismo demostrado nuevamente hoy por el líder separatista, ningún país extranjero reconoce su llamada República Popular de Donetsk ni la vecina República Popular de Lugansk, ambas creadas tras una serie de levantamientos armados pro ruso en el este de Ucrania en rechazo al nuevo gobierno nacional instalado en Kiev después del derrocamiento del presidente pro ruso Viktor Yanukovich en febrero de 2014.

Ni siquiera Rusia, un país que silenciosamente apoya con armas y hombres a las milicias separatistas en Ucrania, reconoció la creación de un nuevo Estado en esa región rebelde.

Pese a ese aislamiento internacional y los constantes intentos de Rusia y la Unión Europea para iniciar un proceso de paz, el conflicto armado continúa en esa zona y sigue provocando muertos, en su mayoría combatientes. (Télam)

Comentarios