“Sabíamos que debíamos hacer un cambio, una actualización”, dijo el ministro de Cultura de la Nación

09 Jul 2017
1

LA GACETA/ ALEJANDRA CASAS

Hasta el jueves al mediodía, Pablo Avelluto era el único ministro nacional cuya participación en los actos del 9 de Julio estaba confirmada. Sucede que, además de la fecha patria, le interesaba especialmente inaugurar el nuevo espectáculo de luz y sonido del Museo Casa Histórica.

El ministro de Cultura está muy satisfecho con el museo; reveló que el año pasado recibió un 32% más de visitantes que en 2015; y fue tajante al momento de definir el interés del Gobierno: “la Argentina que nos importante es la Argentina contemporánea. A veces tendemos a ser nostálgicos, y a pensar que lo pasado fue mejor, pero eso nos aleja de nuestra responsabilidad”.

-¿Cómo pensaron el nuevo espectáculo?

- Estamos muy contentos; era algo que nos venían reclamando los tucumanos con toda la razón. Lo hicimos sobre la base del trabajo de Julio Ardiles Gray. Sabíamos que debíamos hacer un cambio, una actualización, tanto en contenido como en la tecnología, porque había quedado antiguo. Incorporamos iluminación led, mapping y sonido de alta tecnología. Queremos que tenga el impacto que alcanzó en su momento. Trabajamos sobre el texto original con el equipo del museo y con historiadores, sobre la base de una propuesta de guión de Agustín Toscano. Para hacerlo más dinámico se acortó un poco: de una hora pasó a 40 minutos. Hay sonido envolvente e intervenciones en los patios. Deseamos que la misma casa sea el marco de tecnología en el que ocurre la acción. Usamos las voces originales de, por ejemplo, Alfredo Alcón. Va a ser muy impactante. El anterior estaba antiguo y era demasiado extenso.

- Pero no hay otro relato...

- Se hizo un nuevo guión el año pasado, con el Bicentenario. Eso sí fue un cambio de guión, de relato, dándoles más protagonismo a la misma Casa y a su historia. Contamos con el aporte de la historiadora tucumana Noemí Goldman, quien supervisó el nuevo guión y tuvo buena aceptación, con los elementos interactivos. Pero además hicimos reparaciones en el edificio y mejoramos la iluminación.

- Sabía que hubo un debate sobre el crucifijo…

- Como todas estas discusiones, fue apasionada, porque no quedaba claro que haya habido una cruz en ese momento, y en todo caso no era original; la entonces directora me dijo que sólo una pequeña mesa y dos sillas lo eran. Ahora vamos a celebrar el primer año del tercer siglo. A fin de mes se abre la convocatoria para el concurso de director de la Casa. El año pasado creció mucho la concurrencia: tuvimos 166.324 visitantes y en 2015, habían sido 125.511; creció un 32% el número de visitantes.

- ¿Qué sabe del conflicto con el grupo teatral Los Intérpretes?

- Estamos negociando; nuestra idea era trabajar sobre un proyecto. En el que ellos tenían se observaban algunas irregularidades y habían hecho un acuerdo con la Asociación de Amigos, no con las autoridades. Queremos que el grupo siga trabajando, pero con un vínculo más formal; no puede ser que tuvieran la llave de la Casa Histórica. Estaba bueno lo que hacían; pero buscamos que las cosas se hagan correctamente.

- ¿Cómo será el sistema de préstamos para el uso de la Casa Histórica?

- Durante 14 años no se prestó atención al tema, y hay cosas poco claras de los eventos para los que se la presta. No digo que no puede ser utilizada, pero hay que ser muy cuidadoso. Había eventos muy valiosos y otros no tanto. Cualquier actividad que se desarrolla dentro de un museo tiene que contar con la aprobación de la Secretaría de Patrimonio. No puede pasar algo que nosotros no sepamos. Qué y para qué, y con qué beneficio.

- Durante el fin de semana hay celebraciones distintas, de la Nación y de la Provincia. ¿Qué opinión le merece?

- Lamento mucho que no hayamos podido organizar un agenda común (como sí lo hicimos en 2016), pero no se me escapa que vivimos tiempos políticos que son distintos. Tenemos que lograr coordinar los espectáculos con total libertad. Debe primar el hecho de que es un día para la familia, para pasarla bien. Primero están el país y su independencia. Ahora, la oferta será diferente. No veo un problema en eso, es mejor para la gente. Nuestra peña será un diálogo del folclore con lo más contemporáneo.

- ¿Cuánta plata maneja su Ministerio?

- Tenemos un presupuesto de $3.600 millones, más el de las organizaciones autárquicas como el Incaa. Es un 0,2% del presupuesto general. Dependen de este ministerio 50 instituciones, entre museos, comisiones nacionales, etcétera. Con respecto a las artes estamos muy bien con la temporada del Teatro Cervantes, que dirige Alejandro Tantanián. Estamos llevando por distintas partes del país la muestra que se inauguró en Tucumán, el año pasado. Tenemos que compensar esa fuerte impronta de Buenos Aires que tiene todo y hacer un planteo más federal; hay que llevar de un modo físico o virtual la presencia de nuestras políticas a todas lados.

Comentarios