Cercanías entre la historia y la literatura

Reunión de una “poética del saber y una estética”

09 Jul 2017
1

LA TESIS. “La historia es tanto más científica cuanto más literaria es”, sostiene Jablonka con pleno convencimiento.

CRÍTICA

LA HISTORIA ES UNA LITERATURA CONTEMPORÁNEA

IVAN JABLONKA

(Fondo de Cultura - Bs. As.) 

No es posible reducir el concepto de literatura a las fronteras de la ficción. Del mismo modo, no se puede afirmar que la escritura sea un mero vehículo para exponer una investigación. El trabajo con la palabra se transforma así en el “despliegue”, en el “cuerpo” de una indagación. Es en este punto en el que se vuelve a plantear el límite (y por lo tanto el punto de contacto) entre la historia y la literatura: a pesar del intento de separación que comenzó hace “veinticinco siglos” ambas escrituras producen conocimiento sobre lo real; buscan comprender lo que hacen los hombres a través del tiempo. Sin embargo, no se olvida que la historia no es ni será “ficción, delirio o falsificación”. La historia es una literatura contemporánea, de Ivan Jablonka, doctor en Historia y profesor de historia contemporánea, puede ser leído como la continuación o como el revés de la trama de su libro anterior titulado Historia de los abuelos que no tuve publicado en la Argentina en el año 2015, y en el cual se conjugan el rigor de la investigación con la búsqueda justa de la palabra: se produce la reunión de una “poética del saber y una estética”.

Escritura del vacío

En los diferentes capítulos del libro se traza una genealogía de las relaciones entre historia y literatura desde lo escrito por Heródoto, Aristóteles y Cicerón, pasando por Chateaubriand, Walter Scott, Michelet, Ranke, Balzac, Victor Hugo y Zola, hasta llegar a Rodolfo Walsh, Truman Capote, Alexander Solzhenitsyn, Primo Levi y Georges Perec. A su vez, la novela se concibe como el género que dió forma a la historia del siglo XIX y como el territorio privilegiado en el que se condensan muchas variantes de las “literaturas de lo real”.

Para Ivan Jablonka, la investigación en ciencias sociales, al igual que la literatura, es una búsqueda, un intento de “engastar” el vacío y las ausencias para expresar la duda y la incertidumbre frente al mundo. Por ello, expone en este libro la importancia del trabajo creativo con la palabra para atraer/conmover al lector, y su pleno convencimiento de que “la historia es tanto más científica cuanto más literaria es”. Porque la conciencia acerca de lo decisivo de la escritura, permite al investigador asumir el método y situarse, asumir el “yo” para superar la dicotomía objetividad/subjetividad, y contar el proceso de la investigación: “conciliar ciencias sociales y creación literaria es intentar escribir de manera más libre, más justa, más original, más reflexiva”.

© LA GACETA

MÁXIMO HERNÁN MENA

Comentarios