Vuelta de tuerca a las canciones infantiles

El dúo de Nancy Pedro y Eduardo Picco presenta “Nanas, niños y niñadas”

08 Jul 2017
1

DOSITOS. Eduardo Picco y Nancy Pedro reelaboraron un repertorio infantil. la gaceta / foto de franco vera

ACTÚAN HOY

• A las 22 en la sala Orestes Caviglia (San Martín 251).

Lo anuncian como “un disco con alma y canciones de niño”, pero que no está exclusivamente dedicado a los infantes. Todo surgió con la nueva sensibilidad que descubrieron Nancy Pedro y Eduardo Picco en su propia maternidad y paternidad (por separado), cuando nacieron Sofía y Santiago, respectivamente.

Más largo fue el embarazo de “Nanas, niños y niñadas”, el CD que presentarán esta noche en la sala Orestes Caviglia, y que demoró 14 meses en ser parido, desde que se comenzó a grabar. La demora tuvo su premio: el trabajo entró en el catálogo y será comercializado por Melopea Discos, el sello de Litto Nebbia, gracias a la acción de Leopoldo Deza. Esto le garantiza llegada nacional y les abre la puerta a una presentación en Buenos Aires, que ya están programando para septiembre.

Pedro y Picco son el dúo Dositos, y entre la voz de ella y la guitarra de él redondean 14 temas donde se deslizan valses, tangos, milongas, chacareras y canciones de cuna conocidas, reelaboradas por ellos. Van desde la historia del chico al que no le gusta hacer la tarea y trata de eludirla, hasta composiciones clásicas de María Elena Walsh que no tienen tiempo ni edad, pasando por el trabajo infantil y los miedos.

“Cuando nació mi hijo comencé a escuchar temas a los que antes no les había prestado atención. Empecé a escuchar las letras, lo cual me cuesta mucho porque soy más de la música, y había algunas que me hacían lagrimear, lo que me atrajo a empezar a tocarlas. El impacto fuerte fue con un disco de Sebastián Monk”, reconoce Picco.

Ese impulso lo llevó a convencer a Pedro para sumarse al proyecto, en momentos en que la cantante estaba embarazada y se comunicaban por correo electrónico y por mensajes de texto. “En los primeros ensayos, el objetivo era que Nancy no llorara, porque estaba muy sensible”, afirma entre risas.

El guitarrista aclara que, para él, no es música infantil sino canciones que hablan de la infancia y que son para grandes y chicos. “Porque el adulto también reacciona a ella desde el humor, la reflexión o el recuerdo de su propia niñez”, apunta. Admite que el nacimiento de Santiago lo sensibilizó de un modo que no esperaba: “ser padre es diferente desde todos lados, no sólo en hacer música; por ejemplo, siempre fui muy cuadrado con los ensayos, que debían transcurrir en un clima de tranquilidad y de concentración, y ahora están los chicos corriendo, peleándose y jugando en el medio de nosotros”.

Pedro aclara que la función de esta noche acepta la presencia de niños, como es habitual en sus shows. “Originalmente, lo pensamos como un espectáculo para adultos, porque son los padres y abuelos los que deciden qué van a consumir los chicos, pero de pronto nos vimos rodeados de hijos de amigos por todos lados, que era la única forma de que vayan a vernos. Descubrimos que se prendían tanto como los padres, así que los incluimos”, explica.

La cantante destaca: “hay canciones que las pienso para algún niño en particular, porque la maternidad me disparó un montón de sentimientos y de valoraciones distintas”. “Siento una gran responsabilidad de hacer cosas en este mundo para que nuestros niños puedan caminarlo. Nunca hubiese pensado que se podía querer a alguien como quiero a Sofía”, sostiene, con los ojos llenos de emoción.


Comentarios