A lo "Relatos Salvajes": harto de reclamar, arrojó un balde con líquidos cloacales en una oficina pública

1

SE LE SALIÓ LA CADENA. El bahiense explicó que lleva meses con las cloacas rebalsadas en su casa. LABRUJULA24.COM

Un futbolista de Bahía Blanca protagonizó una inusual protesta en la oficina de la empresa Aguas Bonaerenses.

06 Jul 2017

"Reconozco que la protesta es insalubre y no es higiénica pero es lo que pasa en mi casa. Yo el lunes le advertí a la empleada que si para ayer no había una solución definitiva iba al día siguiente y le tiraba todo lo que desborda. Ayer agarré el balde, fui en el auto y vacié el contenido cloacal en las oficinas", explicó Cristian Berra, el futbolista que el martes esparció un balde con materia fecal en las oficinas de Aguas Bonaerenses.

Al mejor estilo "Bombita", el personaje que caracteriza Ricardo Darín en la película "Relatos Salvajes", Berra se manifestó contra los desbordes cloacales que sufre en su casa de Bahía Blanca. 

"Lo que ellos vivieron diez minutos, yo lo sufro hace seis meses. Escuché al gerente que decía que no era forma de expresarse. Desde diciembre que vengo esperando respuestas, me explota la cloaca adentro de mi casa porque tengo la cámara ahí. La solución que me planteó un plomero particular es que tiene que venir la empresa y hacer un desagote, que vaya para afuera de mi domicilio", aseguró el jugador del club Sansinena, que milita en el Federal A, en declaraciones reproducidas por el sitio de noticias bahienses LaBrujula24.com.

Padre de un niño de cinco años, Berra relató sus penurias cotidieanas desde hace meses.

"Me cansé de pagar una persona que me destape la cloaca de forma particular. Agarré un trapo de piso y junté lo que rebalsa en mi casa y fui a las oficinas de la empresa. Para bañarme en mi casa tengo que tapar el desagote. No puedo ni tirar la cadena del inodoro", denunció el joven. 

"Llevo casi 5 mil pesos gastados en contratar a una persona que me destape las cloacas. Siempre fui respetuoso pero se colmó la paciencia. Reclamé por teléfono y a veces me pedían 48 horas pero tengo un hijo chiquito y no puedo esperar tanto hasta que vengan a solucionarme el problema", se justificó Berra, cuya historia recorre los diarios del país.

Comentarios