Gran jurista en Tucumán

Gerónimo Cortés actuó un año en nuestro foro.

05 Jul 2017
1

GERÓNIMO CORTES. Aparece junto a su flamante esposa, doña Agustina Bascary, en esta foto tomada en Tucumán por Ángel Paganelli.

Uno de los grandes jurisconsultos argentinos del siglo XIX fue el doctor Gerónimo Cortés (1833-1891). Cordobés, nieto del gobernador Ambrosio Funes y sobrino nieto del célebre Deán Funes, se doctoró en 1852. Se destacaría como maestro del Derecho en las Universidades de Córdoba y de Buenos Aires. Fue dos veces senador nacional, entre otros altos cargos en la magistratura y la política. Justa fama tienen, en la historia jurídica nacional, sus dictámenes como Fiscal de la Cámara de Apelaciones de la Capital Federal. Se compilaron en 5 tomos, titulados “Vistas fiscales”, con prólogo de Lucio V. López. A juicio de Pedro Goyena, cada vista era “un modelo de raciocinio jurídico”. Una avenida de Córdoba y una calle de Buenos Aires llevan su nombre.

Al promediar 1863, razones políticas -era federal derquista- movieron al doctor Cortés a alejarse de Córdoba. Vino a Tucumán y abrió estudio de abogado aquí, asociado con el doctor Filemón Posse, en mayo de ese año. Ejerció muy poco tiempo. Hasta el momento, tenía como antecedentes el haber sido ministro de Gobierno, juez en lo Civil, catedrático y director de la Academia de Práctica Forense. Todo eso movió al gobernador José María del Campo a designarlo, en julio, Defensor de Pobres y Menores. Actuó también como juez de Primera Instancia “ad hoc”. Constan en numerosos expedientes sus eruditas opiniones, con sólidos fundamentos. Permaneció en Tucumán hasta junio de 1864, época en que renunció a la Defensoría y regresó a Córdoba, para proseguir -allí y en Buenos Aires- su brillante carrera.

Viudo sin hijos, había hecho en Tucumán muchos amigos, cuya relación siempre conservó. Tres años más tarde, el 1 de agosto de 1867, se casó con una tucumana, doña Agustina Bascary, en nuestra iglesia de La Merced.

Comentarios