Radagast explota el lado catártico de la risa

El comediante, músico y mago llega por primera vez a Tucumán con sus monólogos absurdos.

01 Jul 2017
1

UNA HORA Y MEDIA “AL PALO”. Así define Radagast a su show.

ACTÚA HOY

• A las 22 en el teatro Alberdi (Crisóstomo Álvarez y Jujuy).

Es la primera vez que se presenta con su propio show en Tucumán, donde llega precedido de una popularidad que alcanza a millares de seguidores en las redes sociales, de su trabajo en el escenario y en la televisión de aire, en Telefe. Se llama Agustín Aristarán, pero es conocido por su nombre artístico de Radagast. En esa suerte de doble personalidad, confiesa que el humor es su medio y forma de existir, aunque también afirma que tiene una “vida normal”.

A la hora de definirse, le dice a LA GACETA que es un payaso, simplemente: “tengo claro que lo que me gusta es hacer reír a la gente”. Hay cifras que abruman: tiene 440.000 seguidores en Instagram y hay posteos suyos en Facebook que llegaron a los 500.000 “me gusta”. Protagoniza el video viral del “ruido del mar”, y ha cumplido su sueño de vivir con lo suyo, mezclándolo sobre el escenario como se verá esta noche en el teatro Alberdi (dentro del XIX Julio Cultural de la UNT) con componentes justos de actuación, magia, música, baile y humor.

- ¿Cómo definirías tu humor y tus técnicas?     

- Es un humor absurdo y blanco (NdR: así se le llama al que no es agresivo), pero me defino como payaso. Soy un comediante y también músico, actor y mago. Vengo a ser un artista que utiliza varias herramientas para la comedia, como también el baile y el canto. Todas esas cosas están al servicio de la comedia, y un poco por eso está definido así este personaje. Desde muy chico me atrajeron estas cosas. Me gusta que mis espectáculos sean así, eclécticos, que tengan lo uno y lo otro. Mi humor y mi arte habitan el universo del absurdo y en lo absurdo todo es posible. Reconozco a Alfredo Casero de “Cha, cha, cha”, como un antecedente del humor absurdo, de lo que yo practico.

- ¿Es un trabajo?

- Hacer reír es un trabajo, y una voluntad de vida. Es mi medio y forma de vida; soy un tipo alegre, pero vivo normal; cuando la tengo que retar a mi hija lo hago, así como ayudarla a completar deberes para la escuela o llevarla. Siempre estamos juntos. O sea, no estoy todo el día en ese lugar de humorista, pero sigo la vida con mucho humor.

- Algunos dicen que tiene un efecto sanador.

- Estoy convencido de que tiene un efecto sanador, del tipo milagroso o mágico. Con humor podés ver las cosas y problemas y apaciguar, y no desde un lugar irresponsable. La risa tiene, evidentemente, un efecto catártico.

- Pasaste del under al teatro comercial.

- Sí, en Argentina trabajé mucho en el teatro off, pero las redes sociales y la televisión me permitieron llegar al teatro comercial. Todo fue casi sorpresivo, pero detrás hay muchas horas de trabajo, de estudio.

- ¿Cómo te llevas con la fama?

- Mi vida sigue siendo igual, trabajo mucho. Es claro que la popularidad te modifica algo, pero sigo teniendo los mismos miedos y alegrías que antes. La gente se hace mucha fantasía con este tema de la fama y la popularidad. La fama sin estudio dura 10 minutos. Podés tener un golpe de suerte. Pero como estuviste, te vas.

- ¿La realidad está presente en tus presentaciones?

- No: ni actualidad, ni fútbol ni política. Por ahí, un poco de actualidad… Trabajo mucho en el guión del espectáculo, y no subo al escenario a hacer cualquiera; está todo pensado. Hay ideas que me surgen y las anoto y las desarrollo. Otras que se me ocurren y las hago en el momento. No es subir al escenario y decir cuatro o cinco boludeces, aunque debe parecer así. De todos modos, hay improvisación, pero entiendo que sin estudio ni guión previo, no hay improvisación. Y así aparecen momentos de repentismo, pero el guión es fundamental, es la estructura del show.

- Contanos sobre el show...

- Es un espectáculo de comedia “antidisciplinario”: antes decía multidisciplinario, pero me gusta decir así, porque no hay una disciplina específica. Si hay que buscar una para que la gente lo entienda, es comedia; no es una comedia clásica. Te aseguro que no se van a aburrir: el show va al palo durante una hora y media.


Comentarios