“Al nacer el ‘picudo negro’ en maíz, no encuentra alimento y se muere”

Roberto Palomo justificó por qué hace soja dos años y maíz un año.

01 Jul 2017

Cuando faltan unas dos semanas para que comience la cosecha del maíz, LA GACETA Rural dialogó con el productor Roberto Palomo, sobre las características que tiene la campaña de este año.

“Este año no hice maíz, pero sí me toca el año que viene. Yo, generalmente, trabajo haciendo dos años soja y un año maíz. El precio está mejor; no tengo una gran superficie pero no dejo de hacer maíz, porque con él logro erradicar al ‘picudo negro’”, comenzó diciendo y describió cómo trabaja en su campo: “Esta plaga ‘impupa’ (estadio larval que forma un capullo) en el suelo; si siembro maíz, cuando nazca morirá porque no tiene qué comer, morirá de inanición. Hay que tener cuidado de no hacer la mitad del campo con maíz y el resto con soja, porque al nacer el ‘picudo’ muere si tengo maíz, pero si cerca está la soja allí se instalará porque tiene comida, y este ‘picudo’ nuevo se sumará al ‘picudo’ que ya está en la soja y así tendremos un problema mayor. No sirve hacer mitad maíz y mitad soja”.

“Y si se trata de un campo chico, lo mejor es hacer todo soja o todo maíz”, agregó.

“Por eso, recomiendo acordar con el agricultor vecino para hacer el mismo tipo de grano juntos, para así minimizar el impacto del ‘picudo’ y combatir mejor esta plaga, que es una gran preocupación para los agricultores”, dijo.

- ¿Qué problemas fitosanitarios están presentes en la campaña de maíz de este año?

- Se prevé la aparición de algo de ‘fusarium’, que es normal porque se están usando muchos maíces templados, que tienen una espiga con menos chala que facilita la presencia de más humedad y la consiguiente aparición de los patógeno.

Pero en general, el maíz es un cultivo más fácil de manejar que la soja; los problemas de malezas son casi los mismos, pero el maíz tiene a su favor que es un cultivo que cierra más rápido, tiene más altura y una mayor cobertura sobre el lote, convirtiéndose en un cultivo más imponente, lo que lo ayuda a competir con mejor suerte contra las malezas.

- Entonces, ¿la rotación es fundamental realizarla en el NOA y, en particular, en Tucumán”?

- Sí, totalmente, porque la soja tiene la aptitud de tomar el nitrógeno (N2) del medioambiente y consumir lo que necesita y guardarlo, almacenarlo, en nódulos en las raíces, y después el maíz, como come mucho N2, lo toma de lo que dejó la soja en el suelo.

Además, el maíz aporta mucha materia orgánica, porque es un caña larga que demora mucho su descomposición; en cambio, el rastrojo que deja la soja es un poco volátil y, además, es una planta más chica. Entonces, ese buen rastrojo que deja el maíz ayuda a mantener la humedad (H%) en el suelo y a devolverle materia orgánica también al suelo.

- ¿Es posible y atractivo transformar el maíz en carne?

- El maíz es muy importante como alimento tanto para ganado mayor (bovinos y equipos) como para ganado menos (cerdos, aves, cabritos). El mi caso, el maíz que producimos va a exportación.

Pero Argentina tiene el problema que produce siete veces más que lo que consumimos, y si lo transformamos en carne también habrá que exportarla porque tenemos poco consumo.

Algo debemos estar haciendo mal los argentinos y la Argentina, porque es una locura que produzcamos alimentos en exceso y los exportemos por el mundo, cuando tenemos muchos argentinos que no tienen qué y cómo comer y padecen hambre y desnutrición.

Comentarios