EEUU aportará mails, bases de datos e informes del FBI

El funcionario consideró que las pruebas indican que la ex presidenta Cristina Fernández no podía desconocer el pago de sobornos. Los sospechas apuntan a De Vido. El ministro Garavano afirmó que la Justicia norteamericana enviará documentos a fiscales y a jueces; otra misión viajará a fines de mes.

11 Jun 2017

BUENOS AIRES.- El Gobierno nacional aseguró ayer que Estados Unidos tiene la predisposición de cooperar y aportar a la Justicia local información vinculada al posible pago de sobornos en el país por parte de la empresa brasilera Odebrecht. El ministro de Justicia, Germán Garavano, enfatizó que hay “un fuerte compromiso” de los Estados Unidos.

Luego de viajar a Washington para reunirse con el fiscal general Jeff Sessions, Garavano consignó que la información llegará desde diversas áreas estatales norteamericanas. El material al que accederían fiscales y jueces incluiría correos electrónicos, bases de datos e información del FBI.

“Las evidencias y lo que han avanzado los procesos judiciales parecen indicar que de ninguna manera la ex presidenta Cristina Fernández podía no estar al tanto de estos manejos vinculados a la obra pública. Se trató de una matriz global de corrupción que fue la que sufrió la Argentina y que lleva a que haya casos en casi toda la obra pública, están todas sospechadas”, subrayó.

Garavano, además, cuestionó a la procuradora Alejandra Gils Carbó al asegurar que tuvieron que incluir el asunto Odebrecht en el viaje porque “el Ministerio Público no avanzó del modo que debería haber avanzado, no hay una prioridad por parte de la procuradora en los casos de corrupción, ni siquiera en los casos de delincuencia común”.

La mira en De Vido

La responsable de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, sostuvo por otro lado que “sin ninguna duda (las presuntas coimas) están concentradas en el ex Ministerio de Planificación Federal” que manejaba el actual diputado kirchnerista Julio De Vido.

Remarcó que las negociaciones con Estados Unidos se aceleraron después de la visita de Garavano al Departamento de Justicia de los Estados Unidos y que es inminente la llegada de pruebas.

Alonso también marcó la necesidad de que el Congreso trate la ley penal de responsabilidad empresaria en la corrupción, cuyo proyecto elevó el presidente Mauricio Macri el año pasado.

Confirmó que jueces, fiscales y representantes de su área viajarán a fines de mes para avanzar en el trabajo conjunto.

Odebrecht, una compañía brasileña de alcance global, está dedicada a proyectos de Ingeniería, Industria e Infraestructura. La sede en la Argentina tiene en curso una serie obras, según consignó Perfil. Los trabajos les fueron adjudicados entre 2005 y 2013, durante el kirchnerismo.

La investigación llamada “Lava Jato” ( “Lavado de autos”, en portugués) es considerada como la operación más grande contra la corrupción política en Brasil. Políticos, funcionarios y empresarios están acusados de haber participado en una red fraudulenta en torno a Petrobras. La investigación sacó a la luz una trama de corrupción más amplia, que incluye a la constructora Odebrecht. (Especial)

Comentarios