El Papa le asignó a monseñor Zecca una sede titular en Italia

Seguirá en su cargo de arzobispo hasta que llegue su sucesor.

10 Jun 2017
1

ADMINISTRADOR. Monseñor Zecca espera ahora a su sucesor. la gaceta / foto de franco vera

Tal como lo había solicitado monseñor Alfredo Horacio Zecca, el papa Francisco aceptó su renuncia al cargo y le asignó sede titular en Bolsena (Italia). De esta manera, como ocurrió con otros obispos, el prelado seguirá ejerciendo funciones episcopales que constituyen un servicio a la Iglesia y también continuará formando parte de la Conferencia Episcopal, pero sin estar al frente de una diócesis. Bolsena, como muchas otras -sobre todo en Europa-, es una sede tradicional y de alto valor simbólico, pero sin fieles a los que atender.

Según anticipó el propio Zecca, la arquidiócesis no quedará sola, sino que él seguirá como administrador apostólico mientras dure el proceso de elección del nuevo pastor.

A partir de este momento se evaluarán las distintas opciones existentes para suceder al cargo vacante. El Derecho Canónico señala: “cada vez que se produzca una vacante en una diócesis, el nuncio o delegado apostólico ha de proponer a la Santa Sede una terna de nombres”. La elección se realiza en base a las propuestas que el mismo nuncio solicita a obispos y cardenales, al presidente de la Conferencia Episcopal y a algunas personalidades relevantes de la diócesis cuya vacante se trata de cubrir. “Si se quiere puede pedir la opinión de clérigos regulares y seculares así como de laicos que se destaquen por su sabiduría”, aclara la ley. Los nombres de los candidatos son enviados al Papa, quien tiene la última palabra. Mientras tanto, en Tucumán se comenzará a orar por el administrador de la arquidiócesis y por el arzobispo que vendrá.

Razones de salud

El 22 de mayo, monseñor Zecca había informado que en febrero de este año presentó al Santo Padre su renuncia por razones de salud. El prelado cuenta con varias operaciones cardíacas y de la columna. “Sería un egoísmo de mi parte, dada la fragilidad de mi salud, por todos conocida, continuar con la conducción de esta Iglesia hasta los 75 años en que se invita a los obispos a presentar su dimisión”, explicó en esa oportunidad el arzobispo de 68 años.

Monseñor Zecca fue ordenado obispo el 18 de agosto de 2011 y el 17 de septiembre de ese mismo año inició su ministerio pastoral. La Conferencia Episcopal Argentina anunció que el prelado seguirá siendo obispo, pero como titular de la sede de Bolsena. En carta dirigida a la comunidad, monseñor Zecca dijo: “Tucumán necesita un pastor más sano y, por lo demás, nadie es imprescindible. Dios, en su providencia, hará que esta Iglesia reciba un pastor que, con más fuerza que las mías, pueda hacer frente a los ingentes desafíos que se nos presentan”.

Comentarios