Castells: “la peor situación social de la Argentina está en Tucumán”

El líder piquetero se mostró conmocionado por la “miseria” que vio en la provincia; acampó por viviendas en el hall del municipio del sur

04 Feb 2017
1

ACOSTADO EN EL HALL. Castells irrumpió durante la mañana de ayer en la Municipalidad de Concepción. las4avenidas.com.ar

Recordó el caso de una joven de la localidad de Gastona cuyos huesos -describió- estaban demasiado pegados a la piel. Contó que cargaba un bebé que estaba igual. “¡Entre ambos pesaban 35 kilos!”, lamentó. Conmocionado, repasó con nombre y apellido la situación de niños desnutridos del sur provincial que, aseguró, fueron relevados por el MIJD (Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados) el año pasado. Precisó que registraron 207. El líder piquetero Raúl Castells sentenció que “la peor situación social de la Argentina está en Tucumán”. “Aquí no hay pobreza como en Chaco o Salta, hay miseria. El zapato viejo es la pobreza, el agujerado es la miseria. Disculpe que me desahogue, estoy conmovido”, graficó en diálogo con LA GACETA.

Acampe

Castells llegó ayer a la provincia para protagonizar una inusual protesta por viviendas en la Municipalidad de Concepción.

El referente del MIJD irrumpió junto a sus seguidores en el hall del edificio y se acostó en el piso. Cumplió una huelga de hambre durante algunas horas hasta que la medida quedó en suspenso.

Reclamaron que se agilice un proyecto para la construcción de viviendas financiadas por la Nación en la ciudad, mediante cooperativas de su movimiento.

“Las obras son necesarias porque la situación social se complica por la paralización de las cosechas de la manzana y la pera en Río Negro y por la suspensión del ingreso del limón a Estados Unidos. Conseguimos las viviendas y nos encontramos con la traba de los intendentes. Es algo ridículo, de vedetismo político para ver quién saca más rédito”, explicó. Dijo contar con un convenio con la secretaria de Vivienda de la Nación y que propusieron a su titular, Domingo Amaya, que el dinero para la construcción llegue directo a los albañiles y a los corralones de materiales. “Eso no quieren los intendentes, quieren ser intermediarios. Queremos mecanismos transparentes y que no se robe. No más Milagro Sala, Madres de Plaza de Mayo o Lázaro Báez. Son 40 viviendas, 100 albañiles y $660.000 por cada casa”, aseguró. “No me hace feliz estar peleando para que un intendente ponga una firma para una casa”. Equiparó la situación social actual con la de 2001 y advirtió que cada vez más gente se acerca a los comedores que tiene el MIJD.

Aseguró que dejaron en suspenso la medida hasta hoy porque esperan ser escuchados por Amaya y por el intendente, Roberto Sánchez. Si no reciben una respuesta, anunció, las medidas continuarán. Marcela Sosa, referente local del MIJD, subrayó que en Tucumán son 2.500 los miembros de la organización y que 600 están en Concepción.

El secretario de Gobierno de Concepción, Julio Herrera, afirmó que Sánchez no se encontraba ayer en la ciudad, pero que no tendrá inconvenientes en dialogar hoy con los manifestantes. “Nos sorprende, porque a nosotros no tienen que hacernos un reclamo de viviendas. Eso es de la Nación. Hablan de 40 casas, pero el Municipio no tiene terrenos para hacerlas”, consignó. Relató que la Policía tuvo que intervenir en un momento de la manifestación para evitar que se agrave un enfrentamiento verbal entre los integrantes del movimiento social y obreros municipales que estaban cobrando. Repudió el método de protesta.

Amaya aclaró que su área no firma convenios con organizaciones sociales. Sí hay un convenio marco, precisó con una agencia de Naciones Unidas (Unops), que rubricará convenios con organizaciones, entre las que será considerado el MIJD. El funcionario tenía previsto visitar hoy obras en Concepción junto con el intendente, pero el recorrido no estaba confirmado hasta anoche.

Comentarios