En Texas proponen que los que cambian de sexo no cambien de baño

Es una iniciativa del vicegobernador de ese estado. Lluvia de críticas.

14 Ene 2017
1

En su editorial “La idiotez del anteproyecto de ley sobre las personas transgénero en Texas”, el diario The New York Times le dejó a sus lectores el siguiente razonamiento. Dados los contraproducentes esfuerzos legislativos en Carolina del Norte para restringir dónde pueden utilizar los baños públicos las personas transgénero, es alucinante que los políticos de otros estados estén tentados a seguir un camino similar. No obstante, los republicanos texanos abrieron un nuevo frente en el debate de Estados Unidos sobre los derechos de las personas transgénero el jueves, cuando el vicegobernador de Texas, Dan Patrick, anunció un proyecto de ley por el cual se requeriría a las personas transgénero que usen los baños públicos de las escuelas, los edificios de gobierno y las universidades públicas que correspondan a su “sexo biológico”.

La legislación también invalidaría las disposiciones de ciudades como Dallas, San Antonio, Fort Worth y Austin, que por años han brindado protección contra la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género a sus habitantes.

Texas no es el único estado. Los legisladores de otros estados, incluidos Alabama, Carolina del Sur y Washington, han enviado señales de que su intención es presentar proyectos de ley similares a lo largo de este año. Es claro que a los funcionarios que promueven estas odiosas iniciativas no les importa que esas medidas no solo sean inconstitucionales, sino que no se pueden aplicar: las leyes por las cuales se prohíbe que las personas transgénero utilicen los baños públicos que corresponden a su identidad de género solo podrían hacerse cumplir si se somete a los usuarios de esos servicios a inspecciones invasivas.

Los dirigentes de Texas están socavando los derechos transgénero en otras esferas. El 31 de diciembre, un juez federal en Fort Worth emitió un requerimiento por el cual se bloquea al Departamento de Salud y Servicios Humanos de la federación para que no aplique las nuevas normativas por las cuales se buscaba expandir el acceso de la atención médica a las personas transgénero. El gobierno del estado presentó la demanda.

En el contexto de la ignorancia y de los prejuicios de Patrick, la respuesta de los dirigentes del sector privado en Texas ha sido tremendamente alentadora.

La Asociación Texana de Negocios encargó el año pasado que se realizara un estudio sobre el impacto que tendría una ley estatal por la cual se discriminaría a gays, bisexuales y transgénero. El organismo concluyó, usando como referencia para la medición a la respuesta negativa que desencadenó la ley similar, conocida como HB2, de Carolina del Norte en el sector privado de ese estado, que Texas podría perder más o menos unos 185.000 empleos. Una ley discriminatoria también tendría como resultado la pérdida de turismo por miles de millones de dólares, la cancelación de las inversiones en los negocios y una baja casi segura en el vibrante negocio de las convenciones empresariales.

“En los estados que tienen esas leyes, las compañías y grandes corporaciones que tienen presencia regional han advertido que estas leyes son malas para la economía de cada estado y que, potencialmente, podrían llevar a demandas por discriminación”, se establece en el informe de la asociación empresarial, el cual se titula “Mantengamos a Texas abierto a los negocios”.

Estas inquietudes, mismas que comparten diversas cámaras de comercio en el estado, deberían ser suficientes para persuadirá a un mayoría de los legisladores de Texas para que rechacen la propuesta que hizo Patrick. Y si estudian el tema con detenimiento, es muy probable que encuentren que los bandos locales contra la discriminación han hecho que las ciudades sean más atractivas para los negocios y un amplio conjunto de talento. Los políticos de Texas le estarían haciendo un servicio a su estado si exploraran las formas de ampliar las protecciones a todos sus ciudadanos en lugar de estigmatizar con crueldad a algunos de ellos.

texto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdftexto asldkfj asldfjalsdkjf alsdkfj asldkfj lasdkjf laskdjf laksjdfl aksjd flkasjdflajksldfjkalskdf

Temas

Texas
Comentarios