Pidieron prisión preventiva para el conductor que mató a tres militantes

El fiscal Navarro Dávila realizó la solicitud con el máximo que prevé la ley -dos años- al juzgado de la IV Nominación, que tiene 10 días para resolver.

FUERTE IMPACTO. Así quedó el Siena que conducía Juárez. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE HÉCTOR PERALTA FUERTE IMPACTO. Así quedó el Siena que conducía Juárez. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE HÉCTOR PERALTA
29 Diciembre 2016

El fiscal Washington Navarro Dávila solicitó dos años de prisión preventiva para el conductor que, alcoholizado, causó la muerte de tres mujeres y graves lesiones a otras dos, el sábado 17 de diciembre, en la Autopista Tucumán-Famaillá. El juez de la IV Nominación, Victor Manuel Pérez, tiene ahora 10 días para resolver si autoriza o no el pedido.

En el requerimiento de prisión preventiva, al que tuvo acceso LA GACETA, el fiscal acusó a Dante Adrián Juárez, de 39 años, por el delito de homicidio con dolo eventual en concurso ideal con lesiones gravísimas con dolo eventual. Para esa calificación, Navarro Dávila valoró que el acusado conducía con 1,79 gramos de alcohol en sangre y que llevaba ojotas en el momento del accidente.

El lunes, amigos, familiares, organizaciones sociales, políticas y sindicales se concentraron frente a los tribunales para pedirle a Navarro Dávila la prisión preventiva para el acusado.

El caso

Juárez salió a la autopista desde San Miguel de Tucumán y, a la altura del Mercofrut, se cruzó de carril y embistió el auto en el que iban Natalia Ariñez, Marianella Triunfetti, Alejandra Würschmidt, Julia Albarracín y Silvia Sandoval, quienes volvían de Famaillá.

En el choque murieron instantáneamente Ariñez y Würschmidt. Triunfetti falleció unas horas después. Sandoval y Albarracín continúan internadas, con lesiones graves.



Todas ellas regresaban de una jornada por los derechos humanos, que se había realizado en el Espacio de Memoria Escuelita de Famaillá.

Quiénes eran las fallecidas

Natalia Ariñez era militante de la organización H.I.J.O.S. e integraba la Red por el Derecho a la Identidad, que colabora con Abuelas de Plaza de Mayo en la búsqueda de los niños apropiados durante la dictadura. En junio, había declarado ante el Tribunal Oral Federal de Tucumán, por el secuestro y desaparición de su padre, Jorge de la Cruz Agüero, en 1975. Su madre, Silvia Sandoval, integra el equipo de acompañamiento a testigos víctimas del terrorismo de Estado, durante los juicios por delitos de lesa humanidad.

Alejandra Würschmidt era docente en Amaicha del Valle y actuaba como asesora sobre temas indígenas para la organización Andhes. Era una reconocida militante por los derechos humanos y una querida docente en los Valles Calchaquíes.

Marianella Triunfetti era estudiante de Comunicación, ayudante de una cátedra en esa carrera, era periodista en el colectivo La Palta, militaba en H.I.J.O.S. y se había puesto al hombro la causa para que vayan presos los policías que mataron a Ismael Lucena, causa en la que actuó como querellante Julia Albarracín, otra víctima en el choque del sábado 17.

Publicidad
Comentarios