Las FARC temen que los maten al desarmarse

26 Nov 2016

BOGOTÁ.- El jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, afirmó que “lo más probable” es que muchos miembros de esa guerrilla sean asesinados una vez que se desmovilicen y dejen las armas, y que el partido político que surja de la insurgencia apoyará en 2018 a un candidato presidencial que unifique y garantice la continuidad del proceso de paz. “Muchos quedaremos en el camino”, dijo Timochenko, pero enfatizó que los acuerdos de paz deben ser rápidamente refrendados e implementados por el Congreso, porque los que rechazan este proceso “ya están posicionándose” de cara a las elecciones presidenciales de 2018, por lo que los partidarios de la paz deben comenzar “a hablar” también.

“Yo no doy nombres, digo busquemos personas, unifiquemos criterios todos los que queremos la paz”, agregó, y explicó que más allá de los posibles asesinatos “lo más importante es generar un impulso que no se pueda parar y buscar la salida política” al conflicto armado que lleva medio siglo.

En referencia al ‘uribismo’, que ya manifestó su rechazo en el Congreso al nuevo acuerdo de paz firmado el jueves, dijo que son “una fuerza respetable” pero alegó que “defienden intereses que van en contra de los de Colombia”.

El gobierno envió el jueves al Congreso el acuerdo firmado por el presidente, Juan Manuel Santos, y Timochenko para que sea el Legislativo quien lo refrende y luego apruebe las leyes para su implementación.

Según el presidente del Congreso, senador Mauricio Lizcano, el debate del acuerdo de paz en la Cámara Alta comenzará el martes y al día siguiente se iniciará en la Cámara de Representantes. Lo más probable es que el acuerdo sea refrendado la próxima semana.

Timochenko afirmó en el encuentro con la prensa internacional en Bogotá que lo que se está viviendo actualmente en Colombia es una pulseada entre fuerzas a favor de la paz y otras que quieren la continuidad del conflicto armado que ha dejado 220.000 muertos, unos 60.000 desaparecidos y siete millones de desplazados. (Télam)

Comentarios