Daniel Ortega busca su tercer mandato consecutivo en unas elecciones sin transparencia

Los comicios de se realizaron sin observación electoral y sin la participación de la oposición.

07 Nov 2016
1

REUTERS

ELECCIONES EN NICARAGUA
Daniel Ortega busca su tercer mandato consecutivo en unas elecciones sin transparencia
Los comicios de este domingo se realizarán sin observación electoral y sin la participación de la oposición
El presidente de Nicaragua, el sandinista Daniel Ortega, busca su tercer mandato consecutivo en unas elecciones generales cuestionadas por la falta de transparencia y en las que él, junto a su esposa y compañera de fórmula, la poeta Rosario Murillo, se presenta como único candidato importante. Con la oposición excluida de participar en el proceso, un Tribunal Electoral controlado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) -el partido de Ortega- y con la observación electoral nacional e internacional prohibidas por el presidente, las elecciones de este domingo han sido catalogadas como un mero trámite para la perpetuación del ex guerrillero sandinista en el poder.
En un giro irónico de la historia, el otrora guerrillero que ayudó a derrocar la dictadura somocista, 37 años después intenta instaurar una nueva dinastía familiar en este país centroamericano. La oposición aglutinada en el Frente Amplio por la Democracia ha llamado a la población a la abstención, mientras una encuesta de la firma Cid Gallup revela que la participación en los comicios puede ser la más baja (una abstención que ronda el 50%) en la historia de la incipiente democracia nicaragüense, inaugurada en 1990 tras la derrota del sandinismo por la Unión Nacional Opositora, liderada por Violeta Barrios Chamorro. Desde el oficialismo, sin embargo, aseguran que habrá una amplia participación y que Ortega y su mujer pueden ganar la elección con más del 75% de los sufragios.
MANAGUA, Nicaragua.- Los comicios de este domingo se realizarán sin observación electoral y sin la participación de la oposición
El presidente de Nicaragua, el sandinista Daniel Ortega, busca su tercer mandato consecutivo en unas elecciones generales cuestionadas por la falta de transparencia y en las que él, junto a su esposa y compañera de fórmula, la poeta Rosario Murillo, se presenta como único candidato importante. Con la oposición excluida de participar en el proceso, un Tribunal Electoral controlado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) -el partido de Ortega- y con la observación electoral nacional e internacional prohibidas por el presidente, las elecciones de este domingo han sido catalogadas como un mero trámite para la perpetuación del ex guerrillero sandinista en el poder.
En un giro irónico de la historia, el otrora guerrillero que ayudó a derrocar la dictadura somocista, 37 años después intenta instaurar una nueva dinastía familiar en este país centroamericano. La oposición aglutinada en el Frente Amplio por la Democracia ha llamado a la población a la abstención, mientras una encuesta de la firma Cid Gallup revela que la participación en los comicios puede ser la más baja (una abstención que ronda el 50%) en la historia de la incipiente democracia nicaragüense, inaugurada en 1990 tras la derrota del sandinismo por la Unión Nacional Opositora, liderada por Violeta Barrios Chamorro. Desde el oficialismo, sin embargo, aseguran que habrá una amplia participación y que Ortega y su mujer pueden ganar la elección con más del 75% de los sufragios. (Reuters)

En Esta Nota

Nicaragua
Comentarios