El cura Ilarraz deberá afrontar un juicio oral

Los abusos sexuales habrían sido cometidos entre 1984 y 1992, en Entre Ríos. Tras un tiempo en el Vaticano, se estableció en Tucumán El sacerdote, que estuvo mucho tiempo como párroco en Monteros, está acusado por corrupción de menores en un seminario de Paraná

18 Ago 2016
1

EN SILENCIO. Ilarraz esquiva un micrófono en los Tribunales de Paraná. la gaceta / foto de miguel velárdez (archivo)

La abogada querellante Rosario Romero informó ayer que el juez de Transición Pablo Zoff rechazó un planteo de nulidad interpuesto por la defensa del cura Justo José Ilarraz y elevó la causa a juicio al hacer lugar a las presentaciones del fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull y de la querella. El sacerdote se encuentra acusado de un presunto abuso sexual de varios menores que se encontraban internados en un seminario en Paraná -Entre Ríos- entre 1984 y 1992.

La investigacióm comenzó en septiembre de 2012 luego de denuncias periodísticas. Primero estuvo a cargo del juez Alejandro Grippo. Luego pasó a la jueza Susana María Paola Firpo, quien fue designada la semana pasada de forma transitoria en otro juzgado, por lo que finalmente quedó en manos de Zoff. Firpo había dado por concluida la etapa investigativa a comienzos de julio. La causa está caratulada como “promoción a la corrupción de menores agravada”.

Luego de su estadía en Paraná, Ilarraz viajó al Vaticano. Allí, según la agencia nacional de noticias Télam, se habría hecho cargo de los abusos a los seminaristas y habría confesado “relaciones amorosas y abusivas” con los jóvenes internados. Fuentes tribunalicias citadas por la agencia revelaron que la Justicia recibió en las últimas semanas una carta que el sacerdote habría escrito en 1997 con una confesión ante el Tribunal Eclesiástico de la santa sede. En estas palabras, Ilarraz se habría mostrado sumamente arrepentido.

En Tucumán

El caso tocó fibras íntimas tucumanas porque, tras su estadía en el Vaticano, Ilarraz se radicó en Monteros -aunque solía ir mucho también a Concepción- hasta que se destapó la acusación. La reacción de la mayoría de los monterizos fue de sorpresa e incredulidad.

Si bien el sacerdote dejó de dar misa y comenzó a mostrarse mucho menos -algunas versiones lo ubicaban en la casa de unos familiares en la zona norte de la capital tucumana- el año pasado se presentó a votar en la escuela Federico Moreno, en Monteros. “No puedo hablar, tenés que hablar con mi abogado, Jorge Muñoz, él te va a explicar toda la causa. Todo va estar todo bien, disculpame, todo va estar bien”, le dijo en esa ocasión al medio local Monterizos.

Su caso tomó tal relevancia que apareció en la película “Primera plana” (Spotlight) -ganadora del Oscar a la mejor película- que muestra un caso real de periodistas que investigaban casos de abuso sexual en la Iglesia Católica.

Cómo sigue la causa


En diálogo con La Red de Paraná, la querellante Romero consideró que “seguramente” la defensa de Ilarraz “presentará alguna protesta por escrito o alguna apelación”. En este sentido, agregó que “confío en que la Cámara, que se expidió hace poco tiempo sobre esto, va a estar con los mismos fundamentos por los cuales ya rechazó el auto de procesamiento”, sostuvo la abogada.

Los defensores del sacerdote, Muñoz y Juan Fornerón, tendrán un plazo de tres días para recurrir el auto de elevación a juicio. Luego, la causa será girada a la Cámara del Crimen de Paraná, que deberá constituir el Tribunal que llevará adelante el juicio.

Comentarios