Ramón Cano: “no percibimos dinero por gastos sociales”

El presupuesto de este año para las “ayudas a personas” es de $ 150 millones. Cuestionan al oficialista Ramírez por haber dicho que no le alcanza con $ 150.000 al mes. Cano, jefe del bloque oficial, contradijo a su colega Ramírez; además, la mayoría de las bancadas justificó el reparto de subsidios.

09 Ago 2016
1

HACE SEIS DÍAS. Jaldo entrega un subsidio al Mountain Bike Tucumán Club, que preside Miguel Kachurovsky. prensa legislatura

Desde antes de su llegada al principal despacho de la Legislatura, el vicegobernador Osvaldo Jaldo asegura que el millonario sistema de subsidios -conocido como “gastos sociales”- será modificado o no sólo con el acuerdo político de los ocho bloques que integran el cuerpo colegiado.

Ayer, LA GACETA les consultó a los jefes de esas bancadas sobre el cuestionado régimen. La mayoría justificó el manejo de esos fondos públicos; dos no respondieron la consigna; y sólo uno expresó su rechazo por la utilización de la partida “ayudas sociales a personas”, que este año contará con un presupuesto de unos $ 150 millones de uso discrecional.

Más allá de las posturas disímiles, todos se despegaron del legislador oficialista Reneé Ramírez, titular de la comisión de Salud Pública de la Cámara, quien aseguró que a veces no son suficientes 150.000 por mes para “gastos sociales”, debido a los incontables pedidos que tiene por parte de ciudadanos de escasos recursos. “Estamos en crisis y la demanda es mayor. Con los costos actuales no alcanza para nada”, señaló el dirigente sindical.

El presidente del bloque Tucumán Crece, Ramón Santiago Cano, negó que los miembros de la Cámara obtengan réditos económicos con las “ayudas sociales a personas”. “Nosotros no percibimos ningún dinero en concepto de gastos sociales. Todos los pedidos que llegan de ayudas a personas o a instituciones se los canaliza por intermedio de la Presidencia de la Cámara”, afirmó el dirigente afín a la Casa de Gobierno, en alusión a que Jaldo es quien autoriza esas erogaciones. Su bancada tiene 33 escaños.

José María Canelada, titular del bloque de la Unión Cívica Radical (UCR), consideró que “todo lo referido al manejo de fondos públicos debe hacerse en un marco de absoluta transparencia”. Y agregó que desde su espacio, compuesto por siete miembros, están propiciando el debate interno en la Cámara. “Si bien las necesidades sociales de los tucumanos lamentablemente son muchas y estructurales y los gastos sociales ayudan a atenderlas, seguimos sosteniendo que se debe virar hacia una gestión que tenga una fuerte presencia del gobierno en los sectores más vulnerables, generando políticas públicas que produzcan transformaciones de fondo”, indicó el radical, alineado a la senadora nacional Silvia Elías de Pérez. Agregó que, sin tantas carencias, “esas demandas (sociales) no existirían”. “La responsabilidad en este sentido depende exclusivamente del oficialismo”, añadió.

Stella Maris Córdoba, presidenta del bloque Peronismo del Bicentenario (tiene cuatro miembros), le aseguró a LA GACETA que en esta ocasión no iba a hacer comentarios sobre el tema.

Las restantes bancadas son unipersonales (es decir, de un solo miembro). Entre ellas está Trabajo y Dignidad, el espacio del dirigente de La Bancaria, Eduardo Bourlé, quien ante dos llamados de este diario señaló que se encontraba en reunión. No contestó la tercera consulta telefónica ni los mensajes de texto.

Alberto Colombres Garmendia (PRO-Cambiemos) aseguró que “sorprenden e irritan” las declaraciones del peronista Ramírez. “Sorprende porque pareciera que él dispone de un monto fijo para ayudas sociales. En mi caso, ante necesidades puntuales de tucumanos, solicito dinero mediante nota al Presidente del cuerpo, quien puede autorizarlas o denegarlas”, explicó el referente macrista. Y añadió que le “irrita” el modo en que se expresó Ramírez. “Si bien es cierto que las necesidades son infinitas y siempre serán superiores a los recursos, debería haber sido más cuidadoso y medido con sus palabras. Sus dichos pueden interpretarse de muchas maneras y eso causa daño a la Legislatura”, aseveró Colombres Garmendia.

El ex intendente de Simoca, el radical Luis González (bloque Arturo Illia), apuntó que en reiteradas ocasiones dio su concepto sobre las ayudas en efectivo que entrega la Cámara. “Los gastos sociales tienen sustento en tanto y en cuanto existan la discriminación y desigualdad entre comisionados rurales y intendentes. A mi entender, este sistema sirve para cubrir las necesidades que no satisfacen en los municipios y las comunas”, remarcó.

Claudio Viña (Fuerza Republicana) se manifestó también en ese sentido. “Las ayudas sociales existen porque existe una pobreza estructural que dejó el kirchnerismo luego de 12 años de corrupción y desgobierno en el país. Tucumán no es la excepción. La gente acude con sus necesidades a todos los legisladores día a día. Nos piden pasajes para atenderse en hospitales de Buenos Aires, prótesis no cubiertas por el Sistema de Salud, gastos de sepelio, facturas de luz y gas, medicamentos, etcétera”, detalló el bussista. Y explicó cómo se aplica el sistema de asistencias en su caso: “gestiono una solución canalizándola ante la Presidencia, que accede o no al requerimiento”.

Luis Brodersen (PRO-A Propuesta Republicana) consideró que su colega Ramírez “despejó todas las dudas sobre la obscenidad del sistema de gastos sociales”. Y agregó: “eso es clientelismo explícito, pues admite que cobra cada mes una pequeña fortuna en negro y la gasta en forma discrecional”. “Ya soportamos el silencio del Tribunal de Cuentas. Ahora espero que jueces y fiscales actúen”, señaló el macrista.

La Constitución provincial dispone que la única remuneración por la tarea legislativa es la dieta, que hoy ronda los $ 30.000.

En Esta Nota

Renée Ramírez
Comentarios