Esconden taxis para evitar los controles

Aseguran que los guardan en el club Sportivo Guzmán; el municipio analiza cómo actuar.

05 Ago 2016
2

GUARDERÍA. Nueve autos con licencia de distintos municipios, en el club.

El 29 de julio, inspectores de Sutrappa realizaron un control en la agencia de taxis “La Nueva Estrella” de Villa 9 de Julio y secuestraron cuatro vehículos -por diversas infracciones- entre insultos y bajo una lluvia de piedras. Al parecer, según imágenes a las que pudo acceder LA GACETA, esos autos fuera de regla estarían trabajando nuevamente y serían escondidos en las instalaciones de Sportivo Guzmán, el club que queda justo enfrente de la agencia.

Fuentes del municipio confirmaron que tienen en su poder esas fotografías pero que están estudiando cómo proceder “ya que el club no deja de ser un lugar privado”.

Según se explicó, esos automóviles están en infracción porque son de otros municipios pero trabajan y levantan pasajeros en la capital tucumana.

Los automóviles -al menos nueve- se encuentran estacionados al lado de una popular, a centímetros del alambrado y a no más de dos metros de la cancha de fútbol de la institución.

Consultado al respecto, el secretario de Transporte del municipio Enrique Romero prefirió esperar a tener más detalles sobre esto antes de realizar declaraciones. Sin embargo, señaló que serán “implacables” contra los taxis que estén trabajando de forma irregular en San Miguel de Tucumán.

Este medio intentó obtener la palabra de Mirta Gutiérrez -máxima autoridad de Sportivo Guzmán- pero no pudo comunicarse con ella. Se trata de una dirigente barrial que llegó a ocupar una banca en la Legislatura.

El operativo

Los controles a “La Nueva Estrella” fueron los primeros de relevancia desde que la Policía de Tucumán descubrió que se habían incrementado en las últimas semanas los delitos cometidos por personas que manejaban taxis. Algunos días después, el tema llegó a su punto más álgido cuando Antonio Rodríguez de la Asociación de Trabajadores Involucrados en la Actividad Taximetrera (Atiat) dijo que contaba con información fidedigna que le permitía creer que había presos con permisos extramuros manejando taxis. Cuando se les consultó a Romero y a las autoridades del Sutrappa, señalaron que esa posibilidad les parecía imposible.

Precisamente Romero encabezó el operativo que se realizó la semana pasada en Villa 9 de Julio, en compañía de efectivos policiales que evitaron que las agresiones hacia los inspectores fueran aún mayores. “Sí sabíamos de ese nido de vehículos ilegales, que son de otras jurisdicciones, y en ese aspecto se trabajó”, señaló ese día tras esquivar las piedras que lanzaron los conductores furiosos ante los secuestros. “Vamos a seguir con estos operativos sorpresa en distintos lugares de la provincia. Así que les vuelvo a comunicar a los taxistas que pongan las cosas en orden porque no nos van a torcer la mano”, agregó.

Comentarios