Manzur dijo que la Nación no lo presionó para avalar el voto en favor de la ley “holdouts”

Los gobernadores peronistas siguen en contacto para definir estrategias con el fin de recuperar los fondos retenidos.

15 Marzo 2016

La discusión no está cerrada. Por el contrario, algunos gobernadores justicialistas continuarán durante todo el fin de semana analizando la estrategia de negociación respecto de la devolución del 15%, por parte de la gestión del presidente Mauricio Macri, de los fondos de coparticipación que se les retiene a las provincias para financiar a la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). Algunos mandatarios, como el tucumano Juan Manzur, ponderaron la oferta que el jueves les hizo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, de pagar en cuotas del 3% anual hasta saldar aquel 15%, además de otorgar un instrumento financiero por otros 3%. “El ánimo cambio, pero seguimos trabajando ante la posibilidad de que aquella propuesta pueda ser mejorada”, dijo ayer a LA GACETA el gobernador de Tucumán.

Si bien el 3% puede representar una devolución de $ 600 millones anuales, más aliviada sería la pelea por el total del porcentual retenido que implicaría para Tucumán el monto equivalente a una planilla y media salarial mensual, es decir $ 2.000 millones. En sintonía, su par de Chaco, Domingo Peppo, cree que los gobernadores no pueden resignar el 9% que aún está en la nebulosa frente a la posibilidad de abonarse en los próximos años. A los gobernadores les inquieta la urgencia financiera. Peppo formalizará la semana que viene, ante el ministro de Hacienda de la Nación, Alfonso Prat-Gay, el pedido por la restitución de otro porcentaje, del 1,9% que se le retiene a su provincia para la AFIP. En la misma senda se inscribe Tucumán.

Manzur, en tanto, no descartó la posibilidad de encontrarse con sus pares de otros distritos peronistas, además de mantener contactos permanentes con el presidente del bloque de senadores del PJ Miguel Pichetto y el diputado nacional y ex gobernador de San Juan, José Luis Gioja. “No desecho la posibilidad de viajar si hay ánimos de acordar estrategias con vistas al encuentro entre ministros provinciales de Economía y funcionarios nacionales previsto para el martes o el miércoles próximo.

En la reunión del jueves, en la Casa Rosada, ¿hubo presiones o solicitud de votar las leyes que permiten el acuerdo con los holdouts a cambio de más coparticipación?, se le consultó al gobernador de Tucumán. “En ningún momento; fue un diálogo amable entre todos los gobernadores y de distintos signos políticos. No hubo nada de extorsión ni nada que se le parezca”, contestó el jefe del Poder Ejecutivo. Manzur sostuvo que es necesario definir la cuestión del pago a los holdouts y que el bloque de representantes tucumanos del Frente para la Victoria analizará la propuesta formulada por la Nación. “No puede hablarse de una interrelación entre deuda y coparticipación; pero sí está claro que, en el medio de tantos debates, hay una cuestión de gobernabilidad: la Nación precisa tanto del arreglo con los bonistas, como las provincias de contar con más coparticipación que le pertenece para atender sus obligaciones financieras”, indicó. “En democracia -acotó-, hay caminos de idas y de vuelta”. La Casa Rosada espera que la próxima semana pueda alcanzar la meta de avanzar con el arreglo de la deuda. Santa Fe, Salta, Neuquén y Buenos Aires expresaron ayer su apoyo al proyecto de pago a holdouts. Así lo expresaron los gobernadores de Santa Fe, Miguel Lifschitz, de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Neuquén, Omar Gutiérrez, además del ministro de Economía de Buenos Aires, Hernán Lacunza. Asimismo, el jefe del bloque de diputados de Unión-PRO, Nicolás Massot, expresó que la iniciativa para derogar las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, necesarias para acordar el pago a holdouts, que se tratará el martes en el recinto, resultará favorable con al menos 145 votos.

Massot confirmó que “es cierto” que antes del 14 de abril habrá que recaudar U$S 11.600 millones para hacer el pago a los fondos buitre, pero estimó que la discusión del proyecto llevará en el Senado “dos o tres semanas” y estará sancionado a fines de marzo o los primeros días del mes próximo, consigna la agencia DyN.

A su vez, Urtubey aseguró que es “un hecho” que el oficialismo aprobará en el Congreso la “ley de la normalización de la deuda pública y recuperación del crédito” que envió el Poder Ejecutivo. “Para mí es un hecho. Obviamente primero hay que hacerla (la votación), pero creo que el Gobierno ya tiene los números entre el oficialismo y algunos bloques de la oposición”, sostuvo el mandatario salteño.

Por su parte, Lacunza cuestionó la “demonización del crédito” que consideró necesario para financiar “obras de infraestructura” y aseguró que “tras años de ostracismo los inversores muestran interés por la reinserción de la Argentina”.

“Vamos a una cadena de tener relaciones normales con el mundo”, señaló el funcionario de la provincia de Buenos Aires, que esta semana consiguió créditos por U$S 1.250 millones a una tasa de 9,375%.

En tanto, el gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, dijo que la relación del gobierno nacional con las provincias “es totalmente diferente” a la que existió durante el kirchnerismo, cuando había “discriminación” y se “apretaba” a los mandatarios provinciales. Colombi desmintió que la propuesta de la administración nacional para devolver fondos coparticipables a las provincias esté atada a la aprobación de leyes. “No es un cambio de monedas, ‘te doy esto, pero...’. Es totalmente diferente (al pasado), antes apretaban y mucho”, sintetizó.

La que viene será una semana de arduas negociaciones. Manzur indicó que es posible que viaje a Buenos Aires para acompañar al ministro de Economía, Eduardo Garvich, a la reunión técnica que mantendrá con autoridades del Palacio de Hacienda de la Nación. El mayor objetivo es lograr que, además de reconocer el pago de la coparticipación retenida, la Casa Rosada acepte compensar la diferencia con deuda en favor de la Nación. Eso, según los peronistas, brindaría cierta autonomía financiera a las provincias respecto de la administración federal.

En el Frente para la Victoria (FpV) estimaron ya que el oficialismo alcanzaría el quórum con 155 o 156 legisladores, lo que habilitaría la discusión sobre el acuerdo con los “fondos buitre” en la Cámara Baja nacional. El diputado José Luis Gioja reconoció que ante esa situación el kirchnerismo bajará al recinto a dar el debate. El ex gobernador de San Juan señaló que el dictamen por la mayoría -que logró Cambiemos en función de sus alianzas- tiene problemas de seguridad jurídica y explicó que a su bloque le preocupa la intervención en el futuro de nuevos jueces igual a Thomas Griesa. El ex gobernador de San Juan sostuvo que en los últimos 12 años y medio “se ha pagado de todo”, tanto al Fondo Monetario Internacional (FMI) como al 93% de los acreedores (reestructurados). Sobre las diferentes posiciones en el FpV, el diputado dijo que no hay presiones de nadie. “Lo que tenemos son discusiones que dieron como resultado un buen dictamen de minoría”, añadió. En declaraciones a radio Milenium, Gioja destacó las conversaciones entre gobernadores y la Nación, pero volvió a criticar el decreto de necesidad y urgencia que casi triplicaba los fondos para Capital Federal. (Télam)

No hay un único plan oficial

La oferta oficial se basó en las posibilidades económicas financieras del país y no hay un único plan para todas las provincias. Esa fue la explicación del gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, tras el encuentro en la Casa de Gobierno. El mandatario ha sido uno de los gobernadores que resaltaron el encuentro con el ministro del Interior Rogelio Frigerio. “Se ha abierto una mesa para definir una nueva ley de coparticipación federal”, resaltó. Luego de que el Gobierno nacional ofreciera acelerar con un bono la restitución del 15% de los fondos coparticipables que reclaman los gobernadores, Gutiérrez, referente del Movimiento Popular Neuquino (MPN), expresó en radio 10 de Buenos Aires que hay buena voluntad, a tal punto que los gobernadores han definido reunirse una vez por mes con Frigerio para conformar una mesa de diálogo. “No obstante, no hay que desistir de los juicios por las demandas históricas y de ahora en adelante cada gobernador tiene la oportunidad de avanzar”, evaluó. (Télam)

Publicidad
Comentarios