Molina habló tras la lesión: “fueron los peores días que pasé” - LA GACETA Tucumán

Molina habló tras la lesión: “fueron los peores días que pasé”

Molina relata parte de su dolor, a un mes de la rotura de ligamentos cruzados.

04 Mar 2016
2

POSTALES. A la izquierda, el 11 titular que jugó en La Bombonera, enviándole un mensaje a Molina. A la derecha, el volante junto a Patricio Peralta, el kinesiólogo que lo ayudará en la rehabilitación. foto del twitter de @soydecano939

En Primera, el número de camiseta es personal. Es decir, no importa si el jugador comienza como titular o en el banco o, incluso, si queda afuera de la lista de convocatoria. Su camiseta no será utilizada por nadie. Es por eso que el dorsal 20, el que eligió Emanuel Molina en enero, se mantendrá intacto aún habiendo quedado afuera Molina de lo que queda del torneo, a causa de la rotura del ligamento cruzado anterior izquierdo. La camiseta estará esperándolo, así como lo harán jugadores, cuerpo técnico e hinchas.

Esto y cualquier otro consuelo parece ser parte de pañuelo que queda chico ante tantas lágrimas. El “Mago” perdió su poder de ilusionismo en una jugada con Federico Vismara en la primera fecha, ante Racing. Diez días después fue sometido a una intervención quirúrgica que agrandó ese pedazo de tela que hasta dentro de seis meses seguirá quedando corto. A pesar de que hoy le toque “celebrar” su cumpleaños número 29.

- ¿Cómo estás física y psíquicamente?

- Hasta la operación no fue nada fácil. Fueron los peores días que he pasado hasta ahora. Nosotros estamos acostumbrados a las lesiones, pero es muy difícil encararlo cuando te toca sufrir una tan difícil. Por suerte salió todo bien en la operación y es bueno porque sabés que podés empezar a hacer cosas para la recuperación. Estoy muy enojado con la situación pero la tengo asumida y estoy mentalizado para la rehabilitación.

- ¿Supiste en el momento de la jugada que era grave?

- Sí, me di cuenta en el momento que me había roto. No sabía bien cómo era, pero sabía que eran los ligamentos. Los médicos decían que podía ser el ligamento lateral, pero en mi interior sabía que era el cruzado.

- ¿Cómo fue la charla con Federico Vismara, el autor de la falta?

- Me llamó al otro día para pedirme disculpas y decirme que no había sido con mala intención. Yo le creo, sé que fue una jugada del partido y no fue con mala leche. Se resbaló y me llevó el pie de apoyo. Obvio que en su momento lo puteé y pensé un montón de cosas, pero fue por calentura y eso quedó ahí, dentro del campo.

- ¿Cómo vivís el día a día en las prácticas y con los partidos?

- Es muy difícil ir todos los días al entrenamiento, ver que todos se entrenan, estar en una camilla y no poder participar. Mirar los partidos es más difícil, dificilísimo. Saber que no puedo estar ahí... Pero igual estoy orgulloso de los chicos y ojalá sigan así para dejar en Primera a Atlético mucho tiempo.

- ¿Fue más duro porque volviste de Colombia después de muchos años para cumplir el sueño de jugar en Primera en nuestro país?

- Sí. Cuando vine acá quería jugar en Primera y surgió Atlético. Lo acepté porque sabía que íbamos a pelear el ascenso y lo logramos. Por eso duele, porque después de un año en que la peleamos para jugar en Primera, me toca quedar afuera. Pero bueno, sé que tengo que pensar en positivo.

- ¿Y de qué cosas positivas te agarrás?

- Llega un momento en el que se te cruzan por la cabeza sólo cosas negativas, pero si te enganchás con eso sé que no voy a recuperarme bien. Por suerte tengo el apoyo de mi esposa, de mi hija, de mi familia, de todos mis compañeros, del cuerpo técnico y de los dirigentes.

- ¿Cómo pasarás el cumpleaños?

- Claramente no llega en un buen momento. Mi familia quería hacer algo pero yo no tengo ganas.

Comentarios