Aún está en dudas la vuelta a clases

17 Feb 2016 Por Mirta Isabel Lazzaroni
El comienzo de las clases en algunos distritos del país está prácticamente asegurado dadas las últimas instancias de la paritaria nacional, pero en la provincia las cosas pueden llegar a ser diferentes. Para entender estas negociaciones importa saber que si bien la paritaria nacional constituye una referencia, no es la que fijará el sueldo de los educadores tucumanos. Este se acordará en una paritaria local.

La oferta que el Gobierno nacional acercó ayer a los gremios docentes sorprendió a propios y extraños: llevar el salario testigo (maestro que recién se inicia, es decir sin antigüedad ni zona) de $ 6.060 a $ 7.800 en marzo (poco menos del 30%) y a $ 8.500 en julio. Esto implicaría un porcentaje de aumento de poco más del 40%. Aunque todavía los gremios no han dado el sí, es altamente probable de que cierren con estos números.

Tucumán está por encima

Sin embargo, en Tucumán, el sueldo testigo de los docentes se encuentra actualmente en $ 8.100, y ese es el monto que los educadores tucumanos exigen que se mejore. ¿Estará dispuesta la Provincia a pagar un aumento del 40% (que llevaría el salario inicial a más de $ 11.000) a riesgo de que después la Nación le retacee los fondos para abonar los sueldos? La dependencia económica que los distritos del interior tienen respecto del poder central es apabullante.

El Gobierno provincial no ha dado señales todavía de convocar a las paritarias provinciales. Es obvio que está esperando los resultados de las negociaciones en el plano nacional, pero ya no le queda suficiente margen de maniobra. Estamos a menos de dos semanas del inicio de las clases, previsto en Tucumán para el 1 de marzo como se acordó con los gremios docentes.

ATEP siempre ha mostrado voluntad negociadora y este vez las cosas no serán diferentes. Sin embargo, aunque los dirigentes gremiales no lo digan en voz alta, en los sondeos que están realizando para verificar si puede tener eco un llamado a protestar, se encuentran con una situación particular: hay una tendencia de mayor tolerancia hacia el Gobierno nacional, al que consideran que hay que darle tiempo hasta que acomode las cargas supuestamente heredadas de la gestión anterior, que hacia el Gobierno provincial, al que consideran una continuación de la administración alperovichista. Dicho en términos llanos: hay más disposición a hacerle paro a Manzur que a Macri.

ATEP ya ha comenzado a promover el debate sobre el salario y la necesidad de su actualización entre los delegados gremiales. A partir de mañana se iniciarán los plenarios de delegados departamentales y para el miércoles próximo está previsto el congreso que unificará las demandas que hayan ido surgiendo en los debates parciales.

Perspectivas de negociación

Es previsible que los educadores mantengan la pauta de reclamo de actualización salarial en el orden del 35% al 40% como hizo Ctera. Y el gremio apuesta a que hasta la fecha en que se reúna el congreso ya se haya convocado a la discusión paritaria en la provincia. Los gremios docentes se encuentran firmes en el piso de la demanda pero mantienen cierto margen de flexibilidad.

De acuerdo con las fuentes gremiales consultadas por esta columna, las conversaciones podrían no circunscribirse exclusivamente a un porcentaje de aumento, sino a una cifra para el salario inicial. De este modo, se podría alcanzar ese monto a través de, por ejemplo, incrementar el incentivo docente (algunos hablan de duplicarlo), eliminar o reducir el cobro del Impuesto a las Ganancias, o añadir alguna suma fija no remunerativa ni bonificable.

Ninguna de las fuentes se atreve a decir que no comenzarían las clases en Tucumán, sobre todo porque la fecha surgió de un acuerdo entre Gobierno y gremios, pero admiten que la situación es complicada. En el Ministerio de Educación existe el mismo espíritu de diálogo y cooperación, aunque el manejo de dinero no es resorte de esa cartera.

El tema es delicado. Las paritarias docentes son más que una discusión sectorial. Definen la educación de los chicos y, además, serán la referencia para las negociaciones de los ingresos de muchos otros trabajadores.

Comentarios