Fantasías musicales de cinco enamorados del escenario

Dicen que el apelativo de “Los 5 fantásticos” viene de una broma de Santiago Caminos que se terminó imponiendo. Lo cierto es que el nombre perdura desde el primero de los shows, en los que ofrecen una mezcla -distinta cada vez- de géneros y estilos. Esta noche, el “supergrupo” tucumano vuelve a actuar, pero antes se sincera ante un cuestionario sobre los formatos e instrumentos a los que (todavía) no se animan.

21 Nov 2015
1

UN QUINTETO SOBRE RUEDAS. Hoyos, Molteni, Vernieri, Caminos y Bazzano se divirtieron posando en las obras de la peatonal Mendoza. LA GACETA / FOTO DE JOSÉ NUNO.

ACTÚAN HOY
• A las 21, en el teatro Alberdi (Jujuy 92).

1 ¿Qué canciones no te animás a cantar en vivo?

2 ¿Qué instrumento nunca aprendiste a tocar?

3 ¿Cuál es tu supergrupo favorito?

4 ¿Qué género nunca tocarías y cuál tenés pendiente?

"Chechi" Bazzano
Caradura, pero no se le anima a lo japonés

1- La verdad es que canté poco en vivo, pero soy bastante caradura así que no tengo canciones que no me anime a cantar.

2- La batería es una cuenta pendiente.

3- The Beatles, originales y creativos como pocos. Eran simples, melódicos y con excelentes arreglos vocales y orquestales. También Queen, que eran cuatro, pero sonaban como si fueran 10. Sus voces, arreglos y composiciones son impecables.

4- Nunca tocaría música japonesa. Pendiente tengo la electrónica.

Santiago Caminos
“Nunca tocaría cumbia argentina”

1- “La última curda” de Aníbal Troilo y Alberto Castillo; “El poder del amor”, de Frankie goes to Hollywood; y “Años” de Pablo Milanés.

2- El piano.

3- Crosby, Stills, Nash and Young. El símbolo de la contracultura folk rock hippie de los 60.

4- Nunca tocaría cumbia argentina ni música clásica. Tengo pendiente el rap.

Lucho Hoyos 
Un "Supergrupo" netamente tucumano

1- “Hotel California”, de Eagles; “Imagine”, de John Lennon, y “Obertura para un tonto”, de Supertramp. Nunca las pude hacer por encontrarse fuera de mi género, el folclore.

2- Mi gran deuda como músico es el piano, me encantaría haberlo estudiado. Me imagino que hubiera sido una gran herramienta para pertrechar lo que hago. El instrumento que más me sorprende, por sus tesituras, es el cello.

3- Mi grupo favorito sería un seleccionado de músicos tucumanos con los que tuve la suerte de trabajar. Luis Gómez Salas en piano; Carlos Carrizo en guitarra; Manu Sija en violín; Franco Pinna, Franco Giovos o Bruno Resino en batería; Javier Núñez o Pato Peña en bajo, y Gustavo Platte en cello. Lo haría para recrear la hermosa sensación de placer y empatía que tuve al tocar con ellos.

4- Creo que no hay género musical en el que no incursionaría, aunque obviamente hay preferencias. Siempre me ganaría la seducción de la sorpresa por intentarlo. Mi género pendiente es el jazz.

“Colo” Vernieri
Toca todo, pero le falta todo por tocar

1- “Escalera al cielo”, de Led Zeppelin; “Bad love”, de Eric Clapton, y “Still got the blues”, de Gary Moore.

2- La batería.

3- Mi banda favorita es Kiss porque sus shows son perfectos. Por algo llevan 40 años como banda.

4- No podría tocar cumbia, hay que tener sabor para hacerla sonar bien. ¿Géneros pendientes? Casi todos. Si bien en Karma fusionamos muchos géneros, no sé tocar ninguno. Sólo sé que no sé nada.

Tony Molteni
Un rockero más que un cantante de rock  

1- No sé si nunca me animé o nunca tuve la oportunidad de cantarlo, pero me gustaría hacer una versión rockera de “Nostalgias” (por mis padres me críe escuchando tango). Nunca me animaría a cantar cualquier tema de Zeppelin ya que no me saldría mejor que el original, ni parecido. La ópera rock también es un tema pendiente.

2- Ningún instrumento de viento, salvo la flauta dulce.

3- Sin lugar a dudas, mi supergrupo favorito es Led Zeppelin: me marcó para toda la vida. También Black Sabbath, Pink Floyd, Deep Purple y muchas bandas de los 70.

4- El rock es mi vida. Es mi manera de expresarme, de vivir, de pensar: más que un cantante de rock, soy un rockero. Nunca me movería de este género, pero soy muy respetuoso de todos los otros y a veces es inevitable que algún aire de otro estilo se te cruce por la cabeza a la hora de componer.

Comentarios