Rusia condiciona su ingreso a la coalición y respalda a Al-Assad

Los europeos piden que haya cooperación entre los servicios secretos.

19 Nov 2015
MOSCÚ Y BRUSELAS.- El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, opinó que Occidente debe dejar de lado las demandas sobre la salida política del presidente sirio, Bashar al-Assad, si quiere que se conforme una verdadera coalición internacional para combatir al grupo extremista Estado Islámico (EI).

Lavrov, quien aclaró que todavía no hay un acuerdo sobre el destino político de Assad tras un encuentro internacional sostenido en Viena, dijo que detectó un cambio en la posición occidental desde los ataques del viernes en París y la caída de un avión de pasajeros ruso.

Rusia, que considera a Siria “su aliado más cercano en Oriente Medio”, ha discrepado por mucho tiempo con Occidente sobre el futuro de Assad y afirma que sólo el pueblo sirio debería decidir si el mandatario abandona el cargo. EEUU y otros países quieren que Assad dimita durante o al final de un período de transición. “Espero que el cambio de posición de los colegas de Occidente, que se ha producido como resultado de terribles actos de terror, se extienda a otros socios occidentales. Que se deje de lado esa postura de que la batalla real con EI solo puede resolverse una vez que esté claro el destino de Assad”, dijo Lavrov. “En mi opinión no pueden haber dudas de que es simplemente inaceptable plantear cualquier precondición a fin de unirse en una batalla contra los llamados terroristas”, agregó.

Intercambio

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pidió una mayor cooperación entre los servicios secretos europeos y los de Vladimir Putin, el presidente ruso. “Sin una importante participación de Rusia no habrá una estructura de seguridad europea”, advirtió Juncker.

Respecto al futuro del presidente sirio, Juncker afirmó: “No debemos creer que podría haber una solución con Al Assad. Pero tampoco debemos cometer el error de creer que habrá una solución sin Al Assad”. “Estoy a favor de una mayor cooperación entre los servicios secretos”, afirmó por otro lado el político luxemburgués. Según Juncker, esa cooperación se ha visto entorpecida, ahora, por “cierta sensibilidad nacional” y por “la ausencia de una idea de Europa”.

Tras los atentados del 11-S en Nueva York se planteó la necesidad de una mayor cooperación y ahora vuelve a decirse lo mismo tras los de París. (Reuters)

Comentarios