Dictan la sentencia por el crimen de Aída Correa

31 Ago 2015
Primero se habilitará lo posibilidad de que la fiscala Juana Prieto de Sólimo y los defensores de los acusados respondan a los alegatos realizados la semana pasada. Posteriormente, Horacio Ángel Marelli y Aldo Rubén Rodríguez se dirigirán por última vez a los jueces Emilio Páez de la Torre, Juana Juárez y María Alejandra Balcázar, que hoy dictarán la sentencia por el crimen de Aída Correa, ocurrido el 6 de febrero de 2012 en El Cadillal.

La audiencia fue convocada para las 10 en el primer piso de los tribunales penales de avenida Sarmiento. Organizaciones sociales convocaron a concentrar en la puerta del edificio para esperar sentencia, ya que se considera que el crimen de Correa se enmarca dentro de la violencia de género, porque uno de los acusados era su novio en ese momento.

La fiscala Prieto de Sólimo pidió prisión perpetua para los dos imputados, acusándolos de abuso sexual y homicidio agravado por alevosía y criminis causa. La representante del Ministerio Público describió durante su alegato que a la víctima la violaron, la quemaron y la mordieron, para luego arrastrar su cuerpo hasta el costado del río Loro, donde la estrangularon hasta matarla. Después quisieron prenderle fuego al cuerpo “para asegurarse la impunidad”. Idéntica pena solicitó la querellante Mónica López.

En tanto, Juan Roberto Robles, defensor de Marelli, y la defensora Oficial Marta Toledo, representa a Rodríguez, pidieron la absolución, argumentando que no había pruebas para vincular a los sospechosos con el crimen.

Marelli era novio de Aída. Según la causa, la víctima estuvo en una fiesta en un club de El Cadillal, donde su pareja la habría maltratado, declaró una testigo.

La acusación que había sido realizada por el fiscal de Instrucción Guillermo Herrera, y cuyos hechos fueron sostenidos por Prieto de Sólimo en el juicio oral, asegura que al cuerpo de la mujer de 26 años lo dejaron abandonado en un canal de riego del río Loro, en la localidad de Las Mesadas, perteneciente a El Cadillal, a metros de la casa de Marelli.

Comentarios