Y el ganador fue... Girolami

Excluyeron a Werner, que había terminado primero

02 Jul 2015
1

CAMBIÓ EL PANORAMA. En la carrera, festejó Werner y Girolami lo fue a saludar. Ayer, “El Bebu” fue declarado ganador. FOTO DE super-tc2000.com.ar

BUENOS AIRES.- La carrera del Súper TC2000 de Rafaela, con el final más emocionante de los últimos tiempos, finalmente tiene ganador: Néstor Girolami y su Peugeo 408. Ayer, la Comisión Deportiva Automovilista (CDA) del Automóvil Club Argentino (ACA) confirmó la desclasificación de Mariano Werner (Ford Focus) de la competencia, por presentar una diferencia en la inclinación del spoiler trasero del Ford Focus. Según el reglamento, la medida máxima permitida es de 100 mm. y en este caso registraba 81.

Mediante nota, la CDA dio a conocer que “se resolvió no hacer lugar al pedido de reducción de la sanción interpuesta por el director deportivo del equipo, escribano Hugo Cuervo”.

Como consecuencia de esta desclasificación el ganador fue Girolami , seguido por Agustín Canapino (también con Peugeot 408). “El Bebu” había terminado 3° y “Canapa” 2°, pero el segundo fue retrasado un puesto por chocar a su compañero de equipo. Fue tercero Matías Muñoz Marchesi (Chevrolet Cruze).

Con estos resultados, el campeonato quedó liderado por el cordobés Facundo Chapur, con 90 puntos, seguido por Matías Rossi (82), Canapino y Girolami (80).

Horas antes de la sanción, Cuervo había adelantado a medios radiales que, de no hacerse lugar a la apelación, retiraría su equipo, el Lincoln Sport Group, de la categoría. Werner, el principal afectado, también habló, y lo hizo con amargura ante la situación que le tocó vivir. “Si se confirma la exclusión, Cuervo me adelantó que se retira. Y si él no sigue, me quedo sin poder correr”, dijo el entrerriano.

Lo de Cuervo fue un nuevo capítulo polémico en su accidentada relación con las categorías en las que presenta sus coches. El más reciente antecedente data de 2013 y fue la prohibición que el aplicó la Actc de siete meses para concurrir a los autódromos.

En aquel momento, se comunicó que se tomó tal media ante “los reiterados antecedentes del causante en situaciones anteriores, habiendo quedado demostrado con su actitud la reiteración de faltas, con lo que se exterioriza su deslealtad hacia sus colegas”.

Comentarios