En Chile esperan por el “Niño Maravilla”

A pesar que los chilenos aún lo bancan, la prensa comenzó a cuestionar a Alexis Sánchez.

02 Jul 2015
1

PREOCUPACIÓN. Sampaoli, técnico de Chile, está preocupado por el nivel que muestra Akexis Sánchez con la “roja”. REUTERS

Alexis Sánchez llegó a la Copa América como una de las grandes estrellas, pero cinco partidos después, Chile todavía espera la mejor versión del delantero de Arsenal.

Al “Niño Maravilla”, como se lo conoce en su país, sólo le queda una bala en la recámara, nada menos que la final del torneo continental, el sábado, en el Estadio Nacional de Santiago y ante el rival más duro: Argentina.

Su semblante serio y contrariado después de la victoria del lunes por 2-1 ante Perú, pese a que su equipo acababa de sellar el pase al duelo decisivo, fue una muestra de que algo no está bien en el ánimo del delantero chileno, que se escabulló rápidamente en el túnel y apenas festejó con sus compañeros.

El diario local “La Tercera”, que tras el partido comparó su papel como el de un “actor de reparto”, le afeó ayer el gesto. “Alexis no lee los partidos en función de lo que consigue su equipo, su selección, sino según su propio balance particular”, escribió en una columna. “No se trata de una autoexigencia extrema, es vanidad”, agregó.

Sánchez fue una pieza clave en Arsenal de Arsene Wenger la pasada temporada, en la que el chileno marcó 25 goles en 52 partidos. Uno de ellos llegó en la final de la Copa inglesa en la que los “gunners” se impusieron por 4-0 a Aston Villa.

Con esos antecedentes, el atacante de 26 años se presentó en la Copa América como referente chileno junto a Arturo Vidal, pero sobre todo como principal base ofensiva de la “roja”.

En los cinco partidos disputados, sin embargo, sólo pudo marcar un gol, en el 5-0 ante Bolivia en la fase de grupos. Mientras tanto, vio cómo su compañero Eduardo Vargas, cuestionado por una gris temporada en Queens Park Rangers y suplente en el primer partido, se convertía en el máximo anotador del torneo con cuatro tantos, dos de ellos en una noche mágica en semifinales.

“Me gustaría venir desde más atrás”, confesó Sánchez en una rueda de prensa en la que él mismo pidió hablar, como uno de los líderes del equipo, para defender a Vidal justo después de su escándalo por causar un accidente mientras conducía ebrio. “Aunque si el ‘profe’ me hace jugar de arquero, jugaré de arquero. Lo banco a muerte”.

Más allá del pedido público, el delantero, que ante Perú se convirtió en el segundo jugador con más presencias en el seleccionado chileno, nunca pudo desnivelar con su habilidad y fueron más las veces que perdió los mano a mano con los marcadores que las que ganó.

El ‘profe’, Jorge Sampaoli, ubicó al “7” chileno en el extremo izquierdo, desde donde intenta trazar diagonales y desbordar. Ante Perú, Sánchez tuvo uno de sus partidos más erráticos y su frustración se hizo evidente en sus gestos.

Sampaoli intenta motivarlo en los entrenamientos, lo cuida y no lo exige porque entiende que es el futbolista que más sufrió la extenuante temporada europea pero buscará recuperarlo para el trascendental partido del próximo sábado en el estadio Nacional donde el público también lo apoyó a pesar de los flojos partidos.

“Alexis estuvo bien controlado por Advíncula”, admitió el seleccionador. “Si no está en su plenitud Chile lo siente y lo sintió. Esperamos que Alexis esté en su mejor momento, lo que tenemos que hacer es recuperarlo porque para nosotros es vital”, agregó.

“El partido contra Perú fue el más complicado de la Copa pero seguramente lo que viene será más difícil”, avisó Sampaoli, quien quiere tener a todos sus “kamikazes”, tal como los definió a sus dirigidos antes del inicio del certamen, a tope para la final del sábado en busca del primer título de la historia.

Comentarios