La Fiscalía pidió prisión perpetua para el portero Jorge Mangeri

Es acusado por el delito de "abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa en concurso ideal con el homicidio perpetrado por un hombre y mediare violencia de género".

24 Jun 2015
1

FOTO TOMADA DE LARAZON.COM.AR

BUENOS AIRES.– El fiscal Fernando Fiszer pidió hoy la pena de prisión perpetua para el portero Jorge Mangeri, acusado por el crimen de la adolescente Angeles Rawson, por el delito de "abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa en concurso ideal con el homicidio perpetrado por un hombre y mediare violencia de género".
   
Para el fiscal, Mangeri cometió femicidio, según los parámetros de la legislación que creó esa figura en el Código Penal como un agravante del asesinato.
   
"La condición de mujer ha sido determinante en la búsqueda de utilización como objeto de placer", argumentó Fiszer al alegar hoy en el juicio oral por el crimen de la adolescente. "Mangeri ha afectado valores centrales de la vida en comunidad y debe pagarlo con su libertad", insistió.
   
La fiscalía dio por probado que Mangeri asesinó a Angeles. “Está acreditada la materialidad del hecho y la autoría", proclamó el fiscal, en la primera parte de su exposición, que concluirá con el pedido de prisión perpetua para el portero.
   
Según Fiszer, Mangeri engañó a Angeles y "consiguió que lo acompañara", probablemente a su departamento, donde "la atacó violentamente con fines sexuales". Pero Angeles se resistió “para evitar que la sometieran a un acto sexual que ella no quería".
    
La jornada de hoy transcurrió en un clima de extrema tensión, pues estaban en un mismo ámbito el imputado Mangeri (quien por momentos parecía desentendido de lo que ocurría), su familia, los familiares de Angeles e incluso la fiscal de instrucción Paula Asaro, quien llevó adelante la investigación en primera instancia.
   
Fiszer describió con crudeza su hipótesis del crimen y la resistencia de la joven: "Debajo de las uñas de tres de los dedos de Angeles quedaron rastros geneticos de Mangeri".
   
Según el fiscal, Mangeri dejó el cadáver de Angeles durante unas cinco horas en el sótano del edificio de la calle Ravignani, en el barrio porteño de Palermo, y "se aprovechó de la invisibilidad de la tarea del encargado" para sacar el cuerpo junto con la basura.
   
Una circunstancia fortuita permitió que el cuerpo fuera hallado, porque Mangeri puso la bolsa con el cuerpo de la adolescente “en el proceso de residuos" y en lugar de terminar como relleno, como ocurre con la mayoría de los residuos, fue a dar a la cinta de reciclaje de una planta depuradora de basura.
   
“De no haber sido así, todavía estaríamos buscando a Angeles", describió el fiscal. (DyN)
Comentarios