Recomiendan que se haga una limpieza urgente del río Muerto

Según un estudio elaborado por un experto en riesgo ambiental, la Policía Minera tiene que ser estricta en sus controles. “No se deben tocar las barrancas ni profundizar el cauce”.

06 Jun 2015
Una comisión técnica de la Secretaria de Medio Ambiente de la provincia ha recomendado que se efectúe una limpieza urgente del río Muerto, tras las tormentas de verano.

“Hay que extraer todo tipo de material que sea un obstáculo al libre escurrimiento de las aguas, como maderas, residuos de construcción y de demolición y los muros de hormigón caídos aguas abajo del puente”, se lee en la primera de tres advertencias.

El estudio le fue encomendado en marzo pasado a Rubén Fernández -técnico de esa comisión, doctor en geología y diplomado internacional en riesgo ambiental-. “Fuimos a observar los daños producidos por las crecidas en ese río, y a averiguar la causa del colapso de algunas obras”, dice Fernández.

Luego explica que la extracción de áridos, a lo largo de los años, ha generado una animosidad en la población. “Ante cualquier contingencia climática, se culpa a esta actividad”, prosigue el geólogo.

La segunda sugerencia, también de carácter urgente, es la realización de una obra de encauce, que incluya la limpieza del eje principal del río y que defienda las barrancas, especialmente las de la margen izquierda, debido a que se encuentran topográficamente más bajas.

En la tercera y última recomendación aclara que “esta limpieza debe hacerse con un control estricto de la Policía Minera, procurando que no se toquen las márgenes y que no se profundice el cauce más de lo necesario”. El texto con el resultado de su inspección fue presentado el 6 de abril en Medio Ambiente.

“Actualmente, el río Muerto se ha recostado sobre su margen derecha. Eso ha puesto en peligro el estribo derecho del puente. No obstante, ese paso tiene gran estabilidad constructiva”, añade Fernández.

Las canteras

Durante la madrugada del sábado 7 de marzo, ese lecho creció hasta niveles impensados, arrastró los muros de contención, dejó una serie de humildes casuchas a pasos del barranco y obligó a clausurar media calzada del puente que lo atraviesa, sobre la transitada ruta 338.

Cuando eso ocurrió, muchos dijeron que la culpa la tenía la sobreexplotación de los áridos, entre otras razones. Fernández, sin embargo, aclara en su estudio que en algunos sectores del río, la explotación continua ha posibilitado que no se produzcan inundaciones graves.

Actualmente, hay dos canteras adjudicadas en el trecho del río Muerto situado en la zona de El Corte. Ambas han sido clausuradas por la Dirección de Minería, y se irán abriendo paulatinamente, según dijeron. Una de esas pedreras pertenece a una empresa privada, y la otra a la Municipalidad de Yerba Buena.

Temas

Yerba Buena
Comentarios