La Selección calienta motores

A la espera de Messi, Tevez y Pereyra, la Selección comenzó a trabajar.

02 Jun 2015
1

EN ACCIÓN. “Kun” Agüero trabaja con el balón, mientras un ayudante de Martino y el defensor Ezequiel Garay no le sacan la vista en el predio de la AFA, en Ezeiza. dyn

BUENOS AIRES.- La Selección inició ayer los entrenamientos de cara a la Copa América de Chile 2015 con 14 jugadores, mientras aguarda la llegada la próxima semana del capitán Lionel Messi, que el sábado jugará la final de la Liga de Campeones contra Juventus, de Carlos Tevez, otro citado por Gerardo Martino para la competencia continental.

“Tata” observó la práctica liviana en el predio de la AFA, luego de que los jugadores se realizaran por la mañana estudios médicos de rutina. Ya comenzaron a entrenarse los defensores Pablo Zabaleta, Martín Demichelis, Nicolás Otamendi, Ezequiel Garay, Milton Casco y Marcos Rojo; los volantes Ever Banega, Fernando Gago, Javier Pastore y Erik Lamela; y los delanteros Sergio Agüero, Ezequiel Lavezzi y Ángel Di María. También se incorporó el arquero Nahuel Guzmán. En los próximos días se sumarán los porteros Mariano Andújar y Sergio Romero; el defensor Facundo Roncaglia; el volante Lucas Biglia y el delantero Gonzalo Higuaín.

En tanto, Messi llegará junto a Javier Mascherano, Tevez y Roberto Pereyra después de la final del sábado en Berlín.

Ese mismo día, la Selección disputará un amistoso con Bolivia en San Juan, en su despedida antes de viajar el domingo rumbo a La Serena, donde se concentrará durante la Copa. Argentina debutará el 13 de junio contra Paraguay, por el Grupo B, donde también están Jamaica y Uruguay.

“Tener a Messi es un lujo y un privilegio que los argentinos tenemos que disfrutar. Es el mejor de todos, por eso, hay que hacer una buena Copa América y ganarla”, expresó Garay, quien además destacó que el gran nivel de los jugadores argentinos beneficiará a la Selección. A su vez, el zaguero que se proclamó campeón con Zenit en la liga de Rusia, reconoció que todavía duele la derrota ante Alemania, en la final del Mundial de Brasil.

“Fue muy difícil llegar a la final porque habían pasado muchos años de la anterior (Italia 1990). Perderla fue muy duro, pero también es bueno tener esa espina”, destacó. (DPA)

Comentarios