Con buen vino, brindando por más

En Colalao del Valle, la gente celebró una producción de vino de casi 700.000 litros

31 May 2015 Por Rodolfo Casen
1

LA GACETA / FOTO DE OSVALDO RIPOLL

Un sol espléndido iluminó la serranía de los valles y acompañó la alegría que embargó a los asistentes a la IVª Fiesta de la Vendimia de Tucumán que se realizó ayer en la Bodega Las Arcas de Tolombón. Fue un encuentro de emprendedores y vecinos de la zona que, en los últimos años, contribuyeron a robustecer sin pausa la actividad vitivinícola de nuestra provincia. Y lo hicieron con sobrado esfuerzo y, en algunos casos, abandonando las ciudades en que vivían para instalarse en las alturas de los Valles Calchaquíes. El matrimonio integrado por Faustino del Pozo y Silvia Gramajo es uno de los que dejó la capital para crear en Colalao del Valle Finca La Silvia, una pequeña bodega cava familiar. El desafío -advirtieron- no fue fácil. En la fiesta, entusiasmados, festejaron el hecho de haber logrado 8.000 litros de malbec, con principios orgánicos de producción, para el mercado nacional. Utiliza abono natural y los procesos de producción y cosecha se ajustan a conceptos ancestrales y que respetan los períodos lunares.

“Cosechamos en luna llena porque es cuando la savia está arriba y los granos se muestran hinchados” reveló Silvia. El esfuerzo de éstos y otros emprendedores, que expusieron sus productos en la fiesta,  permitió que en esta última campaña la zona llegara a una producción de casi 700 mil litros.  Hace cinco años había en los valles cinco emprendimientos, hoy son 12 las bodegas y viñedos con más de 30 marcas de varietales, entre ellos malbec, cabernet y torrontés. Algunas de éstas se exportan a Noruega, Estados Unidos, Inglaterra, Italia y Brasil. “En estos campos hay cientos de trabajadores esforzados, de sueños en marcha, entusiasmo y grandes augurios. Aquí nace un vino, que al igual como sucede con las personas, se lo trata bien y en consecuencia conseguimos un buen vino”, dijo Alberto Guardia, titular de la Cámara de Bodegas y Viñedos Tucumán. 

Aunque valoró el apoyo oficial que recibe el sector, advirtió -sin dar precisiones- que hay varias vicisitudes por superar. El empresario, dueño de la Bodega Las Arcas, fue el encargado de la apertura de la fiesta a la que concurrieron el vicegobernador Juan Manzur y los ministros: del interior, Osvaldo Jaldo; de Desarrollo Productivo, Jorge Feijóo; de Educación, Silvia de Temkin y el legislador Regino Amado, autor de la ley de Fomento de la Vitivinicultura. Manzur y Jaldo coincidieron es remarcar el enorme progreso que tuvo la actividad y se comprometieron a redoblar el apoyo al sector “en el marco de una política firme de desarrollo económico y de generación de trabajo”. Las autoridades, luego de participar de la tradicional bendición de frutos a cargo de doña Celia Cruz (Pachamama de la Vendimia) recorrieron la bodega, degustaron algunas variedades de vinos y luego almorzaron con los centenares de asistentes al encuentro. Entre estos estuvieron representantes de las bodegas Posse, Altos La Ciénaga, Chico Zossi, La Churita, Marebbe, La Constancia, Las Mojarras, Los Zazos, Valle de Choromoro y Río de Arena, que forman parte de la Ruta del Vino. El crecimiento de la actividad también favoreció el movimiento turístico. “Aquí se consiguieron  variedades de malbec y cabernet que ahora hasta los mendocinos las están comprando porque están favorecidas por el escaso nivel pluvial, la altura y la sanidad de ésta zona” dijo René Sosa, profesor de la Tecnicatura Superior en Vitivinicultura que funciona en Amaicha del Valle. “Los alumnos que egresaron de nuestro instituto han logrado ya dos premios nacionales de calidad, por vinos producidos en bodegas locales. Eso nos llena de orgullo y estimula a confiar en que el vino tucumano puede crecer bastante y posicionarse entre los notables de la Argentina” agregó el docente. El clima de optimismo en la fiesta fue notable. Y así, los productores del lugar, estimaron que las 150 hectáreas actuales de producción en los valles pueden trepar a 4.000 en diez años.   

Comentarios