Pérez se aparta de la pesquisa de Albaca

Antes se había inhibido el juez Pisa; el conflicto aguarda el dictamen del fiscal Marranzino

30 May 2015
1

Otra causa con implicancias institucionales quedó -momentáneamente- huérfana de juez de Instrucción por la inhibición de los magistrados Juan Francisco Pisa (N°3) y Víctor Manuel Pérez (N°4). El caso en cuestión involucra a Carlos Albaca, ex fiscal N°2, y tiene un requerimiento de elevación a juicio firmado por la fiscala Juana Prieto. El expediente había sido iniciado el año pasado como consecuencia de las denuncias que formularon la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, el diputado José Cano (UCR) y el peronista disidente Oscar López contra Albaca por las irregularidades detectadas en la instrucción de la causa “Lebbos”. Algunas de esas presentaciones cuestionaban también al ex ministro público Luis De Mitri.

El conflicto de competencia entre Pisa y Pérez aguarda el dictamen del fiscal Daniel Marranzino. A posteriori, el caso pasará a la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción que -por ahora- integran Eudoro Albo y Liliana Vitar (sucede que el tercer vocal recientemente designado, Enrique Pedicone, aún no prestó juramento). Desde el 1 de abril de 2015 espera juez, por su parte, el requerimiento de Prieto, que imputó a Albaca la presunta comisión de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y de encubrimiento agravado.

La disputa entre los jueces N°3 y N°4 se remonta al segundo semestre de 2014. En aquel momento, Pisa se “bajó” del expediente invocando una amistad con De Mitri y pasó el asunto a Pérez. Pero este rechazó la excusación y, mediante una resolución del 27 de octubre pasado, la Cámara de Apelaciones le dio la razón arguyendo que la causal manifestada por Pisa no tenía entidad suficiente para fundar un apartamiento. Según Albo y Vitar, la excusación sólo puede proceder por una amistad íntima que presuponga lazos afectivos y un trato frecuente. En definitiva y en virtud de esa sentencia, Pisa debía seguir interviniendo en la investigación a cargo de Prieto.

Pero el 23 de abril pasado, Pisa volvió a inhibirse. Previamente, Manuel Agustín Pedernera, defensor de Albaca, le había pedido que dé un paso al costado recordándole que el 12 de junio de 2014 se había apartado de la investigación del expediente principal, que procura esclarecer el homicidio -aún impune- de Paulina Lebbos (esa causa iniciada en 2006 pasó, entonces, a manos de Pérez). El juez N°3 acogió el planteo de Pedernera y dijo que se retiraba del caso de Albaca por las críticas que había recibido en los momentos iniciales de esa pesquisa, luego de que rechazara el requerimiento de investigación jurisdiccional contra Albaca que había formulado el fiscal Carlos Sale (antes de que el fiscal denunciado renunciase para jubilarse con el beneficio del 82 % móvil). “Los cuestionamientos publicados en la prensa (en especial, en este diario) me provocan una violencia moral en mi fuero íntimo por encontrarse controvertida mi imparcialidad. Todo ello en aras de asegurar la transparencia y una recta administración de justicia”, dijo el magistrado N°3.

Pisa agregó que su inhibición también respondía a que había una conexidad objetiva entre la causa principal radicada en el Juzgado de Pérez y la investigación del desempeño de Albaca (controló el caso “Lebbos” desde 2006 y hasta 2013, cuando una inspección de Bernardo Lobo Bugeau, abogado del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, advirtió sobre las anomalías existentes en el expediente). “En consecuencia, pase la causa al Juzgado N°4”, ordenó Pisa.

Este segundo intento de inhibición volvió a ser resistido por Pérez. El 29 de abril, ese magistrado dijo que su par omitió mencionar la sentencia de la Cámara de Apelaciones que había rechazado la primera excusación. “Es un acto de alzamiento”, definió. Y dijo que acumular las dos causas implicaría ocasionar un perjuicio grave a la investigación principal que tiene 71 cuerpos, más de una docena de incidentes y al menos 40 actuaciones complementarias. También expresó que disponer la acumulación podía dar lugar a una nulidad puesto que Pisa no había consultado el asunto ni con Prieto ni con Diego López Ávila, fiscal de la causa principal. “Y los fiscales son los únicos que, en su carácter de titulares de la acción pública, están facultados para disponer una acumulación en el ámbito de la investigación penal preparatoria”, reprochó Pérez.

Comentarios