La diáspora de dirigentes ya es una preocupación para Massa

Cinco intendentes dejaron de pertenecer a la alianza del ex jefe comunal de Tigre Se fueron Giustozzi, Posse, Cariglino Guzmán y Zúccaro. Weretilneck, gobernador de Río Negro, también se desvinculó

28 May 2015
BUENOS AIRES.- La diáspora en el Frente Renovador de Sergio Massa no se detiene y preocupa al dirigente que, sin embargo, mantiene sus aspiraciones presidenciales, pese a que las encuestas lo muestran en declive con relación a Daniel Scioli y a Mauricio Macri.

Humberto Zúccaro es el quinto intendente que confirmó su salida del massismo (ver “Un ‘portazo’ en ...”) luego de que lo hicieran Darío Giustozzi (Almirante Brown), Gustavo Posse (San Isidro), Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas) y Sandro Guzmán (Escobar). Este último justificó el éxodo de los jefes comunales del Frente Renovador (FR) al sostener que Massa “descuidó” con su aspiración presidencial los logros del espacio en la Provincia.

Además, cuestionó las alianzas electorales del espacio, lo que lo llevó a abandonar el massismo junto a otros colegas del distrito.

Guzmán expresó su respaldo a la precandidatura presidencial del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, con quien dijo mantiene una cercanía y agregó: “siempre me he llevado fenómeno”.

Sobre su decisión de separarse del FR, Guzmán justificó: “no me sentí cómodo con algunas alianzas”. El espacio “empezó a mutar hacia otro lado” y “no había un proyecto firme. Nosotros éramos intendentes peronistas y en un momento vi que decidía la Convención Radical de Gualeguaychú a ver que teníamos que hacer nosotros”, recordó.

En tanto el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, advirtió que “el tobogán termina en el arenero” y que “no se le podía mentir a mucha gente, mucho tiempo”, al abordar el éxodo de varios dirigentes del Frente Renovador.

En el caso de Zúccaro, dijo que es amigo suyo “desde hace 30 años” y que las circunstancias de la política no rompen esa relación personal. “Hay situaciones políticas en determinados momentos que pueden significar que crean que hay un camino alternativo que es positivo, y que después ese camino termina siendo lo que uno sabía que era; no podía haber mucho más que eso”, acotó.

A su vez, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, confirmó su desvinculación del massismo y dijo que “fue una decisión personal, porque todavía no había sido fundada Juntos Somos Río Negro”, la alianza que impulsa su reelección en los comicios del 14 de junio.

“Río Negro tiene que plantarse independientemente de cualquier cuestión política nacional”, añadió, para ratificar que su agrupación no pretende encuadrarse con ninguna candidatura presidencial. (DyN)

Comentarios