El agua turbia indigna a los vecinos

En la localidad de Villa Carmela, las quejas se escuchan en varios barrios.

28 May 2015
Uno crece repitiendo que el agua es insípida, incolora e inodora. Por lo menos eso es lo que enseñan en las escuelas. Pero a veces la teoría se queda en eso: teoría. Los vecinos de varios barrios pertenecientes a la comuna de Villa Carmela han visto cómo el agua comenzó a salir marrón la semana pasada. Con olor a “pescado” y muy turbia de a ratos.

Graciela Salica y Mercedes Giménez, dos vecinas que viven en la calle principal del barrio Oeste III, muestran unos bidones en los que juntaron agua el sábado por la noche. “Estuvimos dos días sin agua y el sábado cerca de las 20 salió otra vez”, relataron.

Sergio Morales vive en Ampliación Oeste III y cuenta que el drama del agua es de larga data. A veces, porque está turbia; a veces, porque no sale; a veces, porque ya no confía en que sea potable. Lo cierto es que todas las semanas gasta $180 en seis sodas y dos bidones de agua para el dispenser.

Paola Merubia recibe la factura de la SAT y dice que le da bronca pagarla. Graciela Cardozo confirma lo mismo. “El servicio no es de calidad y gastamos un montón en agua envasada”, se quejan.

Estos problemas afectan a los barrios 88 Viviendas, 103 Viviendas, San José de Calasanz, Los Cerros, Oeste III, Ampliación Oeste III y 188 Viviendas, según los vecinos.

Desde la empresa confirmaron que la semana pasada se les informó a los vecinos que los cortes y otros problemas en el suministro se deben a las obras vinculadas con la red cloacal. Pero también pactaron que los vecinos no debían manipular las válvulas que controlan la presión del agua que llega a esos barrios desde cada toma. Por su parte, el delegado comunal, Alejandro Sangenis (h), explicó que su función en este conflicto era meramente de gestión. “Fui a la SAT para interiorizarme sobre el problema y para saber qué es lo que se está haciendo”, dijo.

Comentarios