Zamoratte: “La Liga organiza el torneo de los sacrificios”

23 May 2015 Por Gustavo Rodríguez
1

INDECISO. Darío Zamoratte aún no definió si buscará la reelección como presidente de la Liga. la gaceta / foto de Diego Aráoz

Darío Zamoratte tiene el pecho inflado. No es por el orgullo que representa ser presidente de la Liga Tucumana de Fútbol sino por las horas semanales que le dedica al levantamiento de pesas en el gimnasio. “Es el cable a tierra que necesito para no volverme loco. No es fácil combinar el trabajo, la familia y además ser dirigente de fútbol. Me encanta, pero es complicado”, se apura en aclarar en la entrevista con LG Deportiva.

- ¿Se mejoró el fútbol con la reestructuración?

- Sirvió para que algunos clubes se dieran el gusto de llegar a lo más alto. Pero en realidad eso no es todo lo que pretendían o al menos se encontraron con otro panorama. Los equipos del interior que están en Primera y que participan en otras categorías no fueron beneficiados con el reparto de los fondos del Fútbol Para Todos.

- ¿A qué se refiere?

- Hay que ver cómo quedan los clubes con esta nueva realidad económica que se presenta, ya que están realizando importantes gastos para mantenerse y reciben poca plata. Eso generará un desfasaje. También queda en claro que los clubes que no llegaron terminaron golpeados.

- ¿Quiénes terminaron sufriendo?

- San Martín perdió la chance de dejar el Argentino A, un certamen que es durísimo y que nadie quiere jugar. Desaprovechó la chance histórica de quedarse con un ascenso para olvidarse de la pesadilla que significa ese certamen.

- ¿Y Atlético?

- También. Los simpatizantes de Atlético sintieron el golpe de no haber ascendido. La desilusión puede comprobarse en las tribunas: el equipo es protagonista de la B Nacional y la convocatoria no es muy buena, como debería serlo.

- Pero Concepción FC y Sportivo Guzmán lograron llegar al Federal A y B, respectivamente…

- Es distinto el caso de los equipos que lograron ascender. Concepción FC, pese a todos los problemas económicos que tiene, está generando muchas sorpresas. Y Sportivo se prepara para participar de un campeonato complicado que debería desaparecer con el correr del tiempo.

- ¿Por qué condena de esa manera al Federal B?

- Y.. es complicado jugar un certamen como ese. Es 100 % deficitario y los clubes que participarán este año pelearán por 37 descensos y siete ascensos. Es una locura, pero es así porque los clubes quisieron estar sin importar el precio que debían pagar.

- ¿Cómo se lo debería mejorar?

- Volver a los viejos Regionales. Sería muy bueno que en ese certamen participen dos equipos por provincia y no por Ligas. Que se eliminen entre ellos hasta llegar al Argentino A. De esta manera, los dirigentes tendrán que afrontar una inversión de cuatro meses y no de más de ocho como es ahora.

Zamoratte, siguiendo la tradición familiar, comenzó su carrera directiva como presidente de Central Norte. Después pasó a ser el tesorero de la Liga y, a los 32 años, pasó a ocupar el sillón de presidente de la entidad madre del fútbol tucumano. “Sí, es cierto, con este cargo uno aprende a administrar pobreza”, comenta en la entrevista.

- ¿Cuál es el secreto?

- Destaco el trabajo y el apoyo de los 52 presidentes de los clubes que hacen de todo para poder jugar. Es importante recalcar que estos hombres pueden llegar a poner plata de su bolsillo o cortar el pasto de los estadios para afrontar la competencia. Es cierto que muchas veces la Liga les da una mano para que puedan jugar. Pero se debe destacar que los dirigentes aprendieron que el fútbol no es caro, sino que ellos lo hacen caro.

- ¿Por qué?

- Los directivos ya no contratan jugadores y les prometen $ 5.000 por mes, ya que les pagan una vez y después no pueden cumplir más y ahí comienzan los verdaderos problemas. Ahora apuestan muchos a los valores del club.

- Haber limitado la edad de los jugadores fue una medida polémica, pero pareciera que está dando buenos resultados…

- Sí. Además de lograr ahorrar dinero, los clubes pudieron retener a los jugadores que se iban a otras entidades o dejaban el fútbol. Pero hay otro punto importante: los equipos que participan en el Federal B se están nutriendo de los futbolistas que participan en los certámenes de la Liga.

- ¿Le parece bien que la política esté tan involucrada en el fútbol tucumano?

- Si hace 10 años me hacías la misma pregunta, te contestaba que no. Pero las cosas evolucionan y con el correr del tiempo me di cuenta de que sin ellos, los clubes de la Liga no podrían participar de este ni de ningún otro certamen. Delegados comunales, legisladores e intendentes brindan un apoyo fundamental a las entidades. También tengo en claro que esta no es una solución para toda la vida.

- ¿No teme que en un año electoral se incremente la violencia en los estadios?

- Sí. Es un tema que nos preocupa desde el año pasado cuando se suspendió un duelo entre San Juan y La Florida. Estamos alertas y hablamos con cada uno de los dirigentes para que vean cómo frenar estos problemas. Inclusive, nos inclinamos por un torneo corto porque no queríamos que coincida lo más duro de la competencia con las elecciones.

- ¿Con eso alcanza para evitar posibles hechos de violencia?

- Por supuesto que no. Estamos trabajando con las autoridades del Comité de Seguridad Deportiva de la Policía, los miembros del Comité Ejecutivo, los del Tribunal de Disciplina y los presidentes de los clubes que hagan un esfuerzo para evitar cualquier tipo de incidentes. No nos gusta sancionar a las entidades porque muchas veces no se recuperan más. La gente no debe olvidarse de que la Liga organiza el torneo de los sacrificios.

Zamoratte, de 36 años, no sólo pelea todos los días para evitar que este deporte se muera y represente al fútbol del interior en el Comité Ejecutivo de AFA, al igual que Mario Leito y Oscar Mirkin, presidentes de Atlético y de San Martín, respectivamente. “Es difícil. Por eso no sé si intentaré ser reelecto por otros cuatro años”, asegura el directivo que está casado con Guadalupe -a quien no le gusta el fútbol- y es padre de Marcio y de Lucas, dos fanáticos de la redonda que ya están dando sus primeros pasos en Central Norte. “El secreto de esta gestión es que salieron campeones los mejores y descendieron los que tenían que descender. Tengo un gran equipo de trabajadores que están por detrás. Si ellos me apoyan, seguiré”, avisa con sinceridad.

- ¿Qué opinión tiene del escandaloso superclásico y de la sanción que se le aplicó a Boca?

- Vamos por parte. En primer lugar, fue una mancha muy grande porque todo el mundo vio en vivo lo que pasó en el partido más importante del fútbol argentino. Creo que el principal problema es que la Copa Libertadores no se iba a detener por este escándalo. Además, no importa cuál hubiese sido el fallo, igual se iba a generar polémica.

- ¿Los de Boca minimizaron el tema para sacar provecho de la situación?

- El presidente (Daniel) Angelici responde al pensamiento que tenemos todos los dirigentes del fútbol argentino. Sin la ayuda del Estado es imposible acabar con los violentos. El problema es que desde hace años que la pelotita va y viene de un lado a otro. La realidad indica que todos los protagonistas del fútbol, entre los que también deben incluirse los hinchas, juegan como vive la sociedad.

- ¿Qué opina de los dichos de Berni, Angelici y Arruabarrena, por citar algunos?

- Creo que hay momentos en que deberían llamarse a silencio.

- Hace unas semanas un proyectil lanzado desde la platea de La Ciudadela impactó en la cabeza de Adrián Uslenghi, técnico de San Jorge, que terminó varios días internado. Un dirigente de San Martín declaró que lo habían golpeado con un medio choripán. ¿Qué opina?

- A eso es lo que voy. Hubiera sido mejor que ese dirigente se solidarizara con el entrenador hasta que se aclarara todo. Y, si fingió, ahí sí puede hablar y cuestionarlo. Ese no fue un buen mensaje.

- En los ‘80, la UEFA les cerró las puertas de los torneos internacionales a los ingleses por los incidentes que protagonizaban los hooligans… ¿La Conmebol no debería haber aplicado un castigo similar con el fútbol argentino?

- Me parece que hubiera sido un buen castigo. La UEFA aplicó una sanción ejemplificadora y los ingleses, en vez de quejarse, se solidarizaron y todos se pusieron a trabajar para poner freno a los violentos. Claro que eso ocurrió en Europa y esto es Sudamérica.

- ¿Está bien que intervengan la AFA como pide Berni?

- Eso es una locura descabellada. Creo que no sabe nada del tema y de las consecuencias que generaría esa insólita medida.

- ¿Cree que la Conmebol recibirá un castigo porque Boca no recibió una sanción más dura?

- Eso lo sabremos el martes, cuando haya una reunión clave de FIFA.

- ¿Algún día se acabará con la violencia en el fútbol?

- Te juro que mago no soy y no puedo contestarte esa pregunta. Sí puedo decir que todo seguirá igual hasta que los dirigentes del fútbol y políticos no nos juntemos para definir cómo ponerle punto final a este problema. Es más, en el fútbol argentino, después de un hecho como este, las cosas pueden calmarse durante seis meses y después vuelven a ocurrir.
Comentarios