Un ambiente limpio ayuda a prevenir la bronquiolitis

En los consultorios pediátricos y en el Hospital de Niños crecen las consultas por males respiratorios. Atención a los síntomas.

08 May 2015
2

ACCIONES. Si hay obstrucción bronquial recomiendan nebulizaciones. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

Hasta ayer, Helena no comía, y se ahogaba en su propia tos; Santi duerme entrecortado desde hace tres días; le cuesta respirar y tiene un poco de fiebre. Algo parecido se vive con Lucas y con Mariano, que insólitamente no tienen fuerzas para corretear por la sala de espera del pediatra. En la primera semana de mayo, los consultorios pediátricos tucumanos empiezan a poblarse de mamás que, con sus hijos a cuestas, buscan soluciones para los males respiratorios que aquejan a sus hijos.

Mientras tanto, en la guardia del Hospital de Niños ya se observa el incremento en las consultas e internaciones por las enfermedades prevalentes de la época: los males respiratorios tales como bronquitis, bronquiolitis y bronquitis obstructivas de repetición.

“Como Hospital de Niños, la que más nos preocupa es la bronquiolitis, producida por el virus sincicial respiratorio, que afecta por lo general a niños menores de dos años. Cuando se trata de niños menores de seis meses, en muchos casos requiere internación; es una incapacidad respiratoria que puede ser desde leve hasta grave, y que se complica cuando más pequeño es el paciente”, le dijo ayer a LA GACETA el director del Hospital de Niños, Oscar Hilal.

Las consultas por las enfermedades respiratorias en el Hospital de Niños se han incrementado en las últimas tres semanas, pero sin desbordes, por el momento. “Hay un pequeño incremento en las consultas y en la internación. Pero es lo previsible. Es una tendencia histórica; desde los últimos 15 años, que seguimos las estadísticas, sabemos que desde mayo hasta fines de agosto tenemos uno o dos picos de enfermedades obstructivas”, destacó.

Hilal recordó que en 2013 hubo picos “altísimos” de enfermedades respiratorias, pero que ese desborde no se repitió el año pasado. Y añadió que la presencia del virus de la bronquiolitis no se debe a las bajas en las temperaturas; en cambio, destacó que un factor que facilita los males respiratorios en Tucumán es la alta densidad poblacional del territorio provincial.

Cómo prevenir

¿Cómo prevenir la bronquiolitis? No hay vacuna para prevenir la bronquiolitis; y los antibióticos no son útiles, porque la enfermedad está causada por una infección viral y estos medicamentos sólo son efectivos en las bacterianas; sí hay un anticuerpo monoclonal que ayuda durante un mes para prevenir la bronquiolitis, pero lo facilita solamente un proyecto de la Nación para niños recien nacidos de menos de 1.500 gramos, explicó Hilal. De todos modos, para el cuadro del chico que tose de noche y que ya acumula mucosidad, aconseja: que lo vea su médico pediatra, o que vaya al Caps ( y de ahí lo derivarán al Hospital, si cabe); si hay fiebre, le indicarán un antitérmico, nebulizaciones o kinesioterapia, y broncodilatadores si hay obstrucción bronquial. “Pero lo que cuenta es que, ante todos los cuadros de tipo catarral obstructivo leves, deben concurrrir al pediatra o al Caps: ahí se para todo”, enfatiza.

Comentarios