Ya son 2.500 los muertos por el sismo en Nepal - LA GACETA Tucumán

Ya son 2.500 los muertos por el sismo en Nepal

Mientras sigue creciendo la cifra de víctimas, de heridos y de familias sin techo, el primer ministro Koirala pide la ayuda de todos los países Cientos de familias, y hasta el presidente, durmieron en carpas por temor a las réplicas. Las lluvias pronosticadas hacen crecer los temores sobre un desastre humanitario

27 Abr 2015
1

MOMENTO DOLOROSO. Los cuerpos de las víctimas fueron incinerados. reuters

KATMANDÚ, Nepal.- La cifra oficial de fallecidos por el devastador terremoto que sacudió el sábado la región del Himalaya, con epicentro en Nepal, superó ya las 2.500 personas. La cantidad de heridos alcanza los 6.000, informó ayer el portavoz del Ministerio del Interior nepalí, Laxmi Dhakal.

No obstante, los centenares de desaparecidos y heridos graves hacen temer que la cifra real siga creciendo. “El reto inmediato para nosotros es acceder a las zonas remotas donde colapsó la mayoría de las casas. Es difícil llegar allí”, indicó Dhakal.

En el Monte Everest, donde el terremoto desató una avalancha, la cifra de muertos se elevó a 19. Además, en India las víctimas ascienden a más de 50; en China suman seis; y en Bangladesh, una.

El terremoto, de magnitud 7,8 en la escala de Richter, es la mayor catástrofe ocurrida en Nepal desde hace más de 80 años. Más de 24 horas después del primer sismo, la tierra continúa temblando.

Según el Servicio Geológico de EEUU, ayer se produjo una fuerte réplica de magnitud 6,7 (Richter). Su epicentro se situó al sur de Kodari, en Nepal, cerca de la frontera con China, y su hipocentro a unos 10 km de profundidad.

Los nuevos movimientos telúricos motivaron el cierre temporal del único aeropuerto internacional de Nepal. Ante la delicada situación, el primer ministro nepalí, Sushil Koirala, se dirigió a la comunidad internacional en busca de ayuda. “He pedido a nuestros amigos extranjeros ayuda y apoyo”, declaró. “Afrontaremos estos tiempos oscuros, cueste lo que cueste”, manifestó. E instó a sus compatriotas a ofrecer “cualquier ayuda” que puedan aportar.

El estado de emergencia sigue vigente en las regiones afectadas, hospitales y morgues están saturados y hay escasez de medicamentos y reservas de sangre, señalaron fuentes de las Naciones Unidas.

“Entre los muertos hay muchos niños”, apuntó el doctor Pratab Narayan, del Hospital Universitario, que está saturado por el número de pacientes. Los cortes eléctricos continúan en casi todo Katmandú y el suministro de agua también está afectado. “Cargamos nuestros teléfonos con las baterías del coche”, indicó Alina Sherstha, de la organización World Vision.

Muchos vecinos de la capital pasaron la noche del sábado a la intemperie por temor a nuevas réplicas. Según testigos, 24 horas después del primer sismo, la tierra continúa temblando. Incluso el presidente, Ram Baran Yadaf, durmió en una tienda de campaña, dijo su portavoz a una radio local.

Gran parte de la rica herencia cultural del valle de Katmandú, calificada por la Unesco como Patrimonio Mundial de la Humanidad, quedó reducida a escombros. Según testigos, el aspecto que presenta la emblemática plaza Durban y la Torre Dharahara es desolador. También resultó muy dañado el complejo budista de Swayambhunath, conocido como el Templo de los Monos.

La ayuda comenzó a llegar el sábado desde diversos países del mundo. Sólo desde India se enviaron 43 toneladas de material, entre otros agua y tiendas de campaña, y se pusieron a disposición de las autoridades nepalíes varios helicópteros. Buena parte de la asistencia está coordinada por la Oficina de Asuntos Humanitarios.

Fuera de la capital de Nepal, la gente del distrito de Dhading, acampaba al aire libre. Helicópteros militares indios evacuaron a heridos a hospitales locales, pero sus operaciones se vieron complicadas por el mal tiempo. Ante el pronóstico de fuertes lluvias, crece el temor a un desastre humanitario. La agencia humanitaria CARE International advirtió que la cifra de muertos podría ser de miles de víctimas más, con cientos de miles sin hogar. (DPA-Reuters)

Habían alertado sobre el riesgo.- Los sismólogos ya habían alertado sobre el riesgo de que la zona del valle de Katmandú sufriera un nuevo gran terremoto que, combinado con la alta densidad de población y las precarias viviendas, podía desembocar en una tragedia como la que golpeó el sábado a Nepal, cuando un sismo de 7.8 en la escala de Richter con epicentro en Katmandú, dejó más de 2.500 muertos. “Este sismo definitivamente no fue una sorpresa. El último, similar en esta parte del Himalaya, fue hace 500 años, que es el promedio de tiempo en que se producen estos eventos”, señaló Marin Clark, geofísico de la Universidad de Michigan. (Reuters).

Faltará comida y agua.- Casi la mitad de los muertos en Nepal -más de 2.500 personas- vivían en el Valle de Katmandú, un cruce de caminos de las antiguas civilizaciones de Asia y un centro económico de esta nación himalaya de 28 millones de personas. “Casi todos los nepaleses han dormido fuera y están levantando refugios temporales con lo que tienen”, señaló el coordinador para la respuesta de emergencia de CARE, Santosh Sharma. La prioridad son los refugios, las instalaciones para lavar y la comida. “No hay electricidad y pronto escaseará el agua”, agregó. (Reuters)

Funcionarios alertaron usando motos.- Funcionarios del distrito de Dhading recorrieron ayer la localidad en moto, diciendo por altavoz a la gente que no es seguro estar dentro de las casas, por el riesgo de réplicas. Las personas levantaron tiendas de campaña con bambú y sábanas, y al menos 1.000 estaban listas para pasar la noche en campamentos improvisados. En tanto, Médicos sin Fronteras, intentaba hacer llegar suministros humanitarios -1.000 mantas-, desde el Estado indio de Bihar -golpeado también por el sismo-, pero los aludes de tierra complicaban el tránsito por las rutas. (Reuters)

CONTACTAN A 12 ARGENTINOS.- La embajada Argentina en India, con jurisdicción en Nepal, llevaba contactadas hasta ayer a 12 turistas argentinos que se encontraban el sábado en la zona del terremoto, los que “están bien” aunque en “estado de shock”. Una fuente de la embajada, dijo desde Nueva Delhi, que “desde el momento del terremoto hemos recibido consultas por unos 25 argentinos que se encontraban en el norte de India o en Nepal en el momento del sismo”. (Télam)

El papa Francisco rezó por la víctimas.- El Papa Francisco rezó un avemaría con los fieles congregados en la Plaza de San Pedro por las víctimas del terremoto en Nepal, a quienes dirigió un mensaje de recuerdo tras el tradicional rezo del Ángelus. “Deseo confirmar mi cercanía con las poblaciones golpeadas por el fuerte terremoto en Nepal y en los países colindantes”, señaló el pontífice. (Télam)

Comentarios